Sábado, 4 de abril de 2020

Psicosis coronavírica

Desde que saliesen a la luz los primeros casos de coronavirus en la ciudad china de Wuhan, el pasado diciembre, hemos vivido un bombardeo informativo continuo respecto a este extraño virus en los medios de comunicación, que prácticamente han presentado la cuestión como si de una plaga apocalíptica se tratase a nivel mundial.

Llama la atención, sin embargo, que desde los medios se nos pida ahora calma a la población respecto a este asunto, cuando han sido precisamente las televisiones, radios y periódicos los que más han contribuido a crear una psicosis generalizada en la sociedad, que ha acabado con las existencias de mascarillas de protección en gran parte de las farmacias españolas.

Asimismo, paralelamente a pedir calma, son constantes los programas que se están haciendo en los medios centrándolos exclusivamente en el coronavirus, contribuyendo decisivamente a que la psicosis sobre el asunto siga creciendo cada día.

Ciertamente, hace un mes la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la emergencia de salud internacional por esta cuestión, si bien hace años recordamos casos similares respecto a la gripe aviar, cuando se creó una gran alarma mundial, sin que llegase a ser la apocalíptica pandemia que algunos pronosticaban, con la consecuente psicosis que se creó entre la población.

Ahora, parece repetirse un caso similar, y aunque evidentemente debe tenerse cautela y los sistemas sanitarios deben tomar todas las medidas oportunas, no podemos caer en el pánico colectivo, dado que no es previsible una pandemia mundial de la mortandad que supuso la de gripe española de 1918.

En este caso, los fallecidos por coronavirus no llegan a 2.900 en todo el mundo, de entre los casi 84.000 afectados, habiendo superado este virus en torno a 37.000 infectados, siendo China el país donde más casos ha habido, con casi 80.000 afectados.

Por otra parte, si tomamos los datos de China, por haber sido donde se originó, donde más se ha extendido, y donde ha tenido un recorrido temporal más largo, vemos que se han registrado en torno a 79.000 afectados, con cerca de 2.700 fallecidos y, como dato alentador y positivo, habiendo ya más de 26.000 personas que han superado el coronavirus, lo que supone que el 90% de quienes se ven afectados por coronavirus lo superan, a pesar de no existir actualmente una vacuna para el mismo.

Esto no evita que el nivel de afección y la tasa de mortalidad sean preocupantes, principalmente en ancianos y personas vulnerables, entre los que está teniendo una mortandad reseñable, pero no debemos caer en la psicosis y el pánico, dado que casi la totalidad de personas con buena salud están superando el virus sin demasiado problema.

Por ello, debemos confiar en que las autoridades y, especialmente las sanitarias, realicen correctamente todos los protocolos pertinentes para asegurar que no haya una expansión del virus fuera de lo normal en suelo español.

Por nuestro parte, como ciudadanos de a pie, lo que debemos hacer es seguir las indicaciones de las autoridades sobre este asunto, como mantener el higiene adecuado que debemos tener siempre (lavándonos las manos con agua y jabón con frecuencia), y otras un poco más ceñidas al caso, como evitar el contacto con personas con infecciones respiratorias agudas o que tengan fiebre o tos, dado que podrían ser síntomas del coronavirus.

En todo caso, y pese a que ha habido un cierto goteo de casos en España en los últimos días, el número de casos no es especialmente preocupante y los profesionales sanitarios parecen estar tomando las medidas oportunas para que nuestro país se mantenga lejos de sufrir una pandemia al respecto. De modo que mantengamos la calma y que el trabajo de los médicos, enfermeras y el tiempo acaben dejando en una triste anécdota el coronavirus, como ocurrió en su día con la gripe aviar.