A propósito de ‘Vidrios, agua, fuego y humo’, de Federico Chico en la Cafetería del Casino de Salamanca

La exposición se puede ver hasta el 29 de Marzo en la Cafetería del Casino de Salamanca, en la Plaza de la Libertad

 

 

Que las tendencias, las herramientas, los gustos… cambian es algo que no ofrece dudas y cuando hay personas que llevan años haciendo una actividad es normal que se adapten las formas de trabajo tanto para el aficionado como para el profesional

Federico Chico es un hombre venido de la fotografía tradicional, la que trabajaba con químicos, con ampliadoras y con papeles ajustados a las necesidades de la fotografía… Ilford… Agfa… Kodak… y ha llegado al laboratorio manejado desde los distintos programas informáticos y, al final, está claro, la dinámica es la manipulación de archivos digitales en la que los recursos son infinitos.

Toda actividad que aporte nuevos medios de expresión es importante para el arte, de ahí que esta exposición marque una diferencia con lo que estamos acostumbrados a ver en fotografía.

Conocer la forma en que se llega a ser autor de determinada obra es lo que puede llegar a producir emoción, junto a la explicación de su creador

Hablamos Fede y yo de su vida y de los hechos que determinaron esta exposición

 

Quiero en primer lugar que me hables de tu trabajo fotográfico a lo largo de los 42 años de actividad

Comencé la fotografía en el Departamento de Fotografía del INICE, allá por el 78.

Impartiendo cursos en diferentes Comunidades Autónomas, siendo ya Director Nacional del mencionado departamento.

Después Fundamos el Grupo Libre de Fotografía Foco 9 y el Taller de Fotografía "La Vega", dentro de la A.de VV. de mi barrio de siempre, La Vega.

Hemos organizado el "Maratón Turistico-Fotografico, en ocho ediciones, varios Concursos de Fotografía, con apoyo Municipal, todos.

Participé como Jurado en bastantes Concursos y como Secretario del Jurado, en algunos más.

Nuestra actividad estrella han sido las Tertulias Fotográficas, en 13 ediciones, en cada una de ellas proyectaban su obra entre 15 y 20 autores, aficionados y profesionales, pero sin saber muy bien porque, no nos concedieron más veces el Auditorio del "charro". Fueron los jueves de octubre, noviembre y diciembre.

Anteriormente habíamos proyectado en el Salón de Actos del Centro Cívico del barrio, en la Casa de la Juventud, en La Casa Lis, en la Casa de las Conchas y en la Casa de las Viejas (Filmoteca).

 

En el desaparecido tejido cultural salmantino de la década de los 80, teníamos dos y hasta tres exposiciones a la vez. Ahora las cosas están más difíciles, por eso quiero agradecer a la dirección de la Cafetería del Casino, su aportación a este lenguaje.

 

 

He de decir dos cosas, me gusta la fotografía tradicional y soy nulo manejando programas informáticos por tanto soy un inadaptado a todos los recursos novedosos. Para muchas personas a las que le sucede esto la fotografía manipulada digitalmente no es fotografía, para mi sí, partiendo de unos principios.

Un principio es partir de una buena toma fotográfica, este es un principio vital. De una mala toma podría, alguien que conozca fotoshop y otros programas,  hacer algo que sorprenda pero nunca hacer una buena fotografía

Un segundo principio es no abusar de los medios, Los filtros y la clonación  llegan a ser verdadero vicio Para algunas personas.

 

Federico Chico es un hombre venido de la fotografía clásica y  le sé conocedor de los retos que supone crear una exposición distinta a las exposiciones al estilo clásico. Su exposición de 20 fotos en la Cafetería del Casino suscita comentarios de todo tipo. Admiro lo que yo sería incapaz de hacer  y aplaudo a Alberto y a Federico Chico por llevarnos por los caminos de una tendencia más allá de los cánones clásicos de la fotografía, poniéndonos de manifiesto  que son posibles todas las tendencias  en el arte fotográfico.

 

 

Es esta una exposición tratada al detalle limpia y minuciosamente. ¿Te ha llevado mucho tiempo?

 

Esta exposición es un trabajo que tenía en la mente, pero con los últimos "palos" a la FOTOGRAFÍA, en esta ciudad, no había tenido la suficiente motivación.

Si a estos palos, si añades el fallecimiento de mi esposa, es fácil entenderlo.

Y cuando mi amigo- también fallecido Tomé me dijo " te he preparado una encerrona, tienes fecha para exponer en el Casino", fue la patadita que todos necesitamos para emprender un proyecto.

 

No pasaron más de 15 días, y le dije, ¿cuando pasas por la casa y las elegimos?

Y las elegimos rápido y quedamos que cuando quisiera y las imprimiríamos, se las llevó en un pendrive, y lamentablemente le faltó tiempo.

En esos 15 días "fusilé" todos los "cristales" y los traté con el "ordenadero". 

 

 

 

¿Fotografía o infografía?

FOTOGRAFÍA (en mayúsculas) tiene y de la buena, 

-full frame, 24 megas, diafragma 27 y luz natural, solo luz natural

Dada la calidad técnica, se expone en 60 x 50, un total de 22 imágenes y el cartel. Infografía, también, varios programas y horas delante de la pantalla.

 

Y es que según me dice Fede él es un fotógrafo de laboratorio, estudio, interiores, retrato y naturalezas muertas

 

Repetición  de temas. Consideras que hay una filosofía  minimalista  en esta exposición?

 

No la considero minimalista, no. Solo veo la conjunción de los cuatro elementos que utilizo: vidrios, agua, fuego y humos. La calificaría "una exposición de un galerista".

 

¿Qué exige un trabajo de este tipo?

 

Cuando tienes un proyecto en mente, necesitas motivación, y evidentemente conocimientos.

 

Motivación y conocimientos no le han faltado a Federico Chico a la hora de presentarnos su trabajo, bien examinado aporta un nuevo mundo creativo que viene a demostrarnos nuevos retos y nuevas posibilidades para la fotografía.

 

 

 

El muro de la Cafetería del Casino se convierte una vez más en un espacio abierto a la creación de los fotógrafos, distintos motivos, distintas tendencias con un fin ser la ventana por la que se asoman los distintos mundos de los fotógrafos que conviven en nuestra ciudad  siguiendo la estela de los que se fueron y dejaron su obra entre nosotros.

 

Enhorabuena una vez más a Alberto, impulsor de estas exposiciones con el recuerdo nde H.S. Tomé