Domingo, 27 de septiembre de 2020

De becas (bandas), birretes y togas

En la última reunión del AMPAA (Asociación de Madres y Padres de Alumnas y Alumnos) de nuestro colegio hemos estudiado los precios y las calidades de las diferentes ofertas presentadas por los establecimientos del ramo para la compra de becas (bandas), birretes y togas que utilizaremos este año en la graduación de nuestras hijas e hijos. Aprobamos la compra de becas (bandas), birretes y togas de color fucsia que nos enamoraron a todas y a todos. Terminada la votación pasamos a Ruegos y Preguntas donde teníamos que debatir tres propuestas previamente presentadas como ordenan los estatutos:

La primera moción a valorar fue una ponencia que defendía el uso de las becas (bandas), birretes y togas de los años anteriores, cosa que no nos pareció aceptable porque las becas (bandas) y las togas acabaron manchadas de kétchup, mostaza, mayonesa y vayan ustedes a saber de qué más, y como eran de fieltro malo no se pudieron lavar. De los birretes mejor no hablar porque terminaron pisoteados o rotos sin saber cual era de cada uno o una. Además ya estaba aprobada la compra de las becas (bandas), birretes y togas para las graduaciones de este curso.

La segunda, también desestimada, fue que se suprimieran las becas (bandas, birretes y togas en la graduación de los niños y niñas de Guardería, de Educación Infantil, de Primaria y de Secundaria, dejando únicamente las de Bachillerato. Alegaron los ponentes y las ponentas que con tanta graduación, imposición de becas (bandas), birretes y togas, cuando las niñas y niños llegaban al Bachillerato, como ya les habían graduado cuatro veces con sus correspondientes becas (bandas), birretes y togas, estaban convencidas y convencidos que eran unos pozos de ciencia y que sabían más que Lepe, luego… ¿para qué querían seguir estudiando? Además veían a sus hermanas y  hermanos mayores que tras la graduación del Bachillerato (la quinta), imposición de becas (bandas), birretes y togas, tenían que aprobar la entrada a la Universidad, donde después de cuatro años se graduarían (la sexta) con la consiguiente imposición de becas (bandas), bandas y togas, para pasar a cursar uno o dos masters, pagados por los mismos paganos que habían costeado tantas becas (bandas), birretes y togas, para que de esta forma encontrasen un trabajo de mileuristas. 

La última moción, ésta sí aprobada por unanimidad, consistió en una recomendación  a las madres y a los padres de los alumnos y alumnas de la guardería para que al terminar la celebración de las graduaciones de este curso, y de los sucesivos, no lancen los birretes de sus hijos e hijas al aire, que en la graduación del año pasado lo hicieron unos y unas contra otros y otras, y en el rifirrafe le rompieron las gafas a una madre. Los ponentes y las ponentas aclararon que en las graduaciones de los alumnos y alumnas de Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato no ocurría este desmadre porque los propios alumnos y alumnas agarraban con fuerza los birretes impidiendo que se los arrebatasen sus madres y padres, puesto que habían visto en las series de televisión a las chicas y chicos americanos cómo lanzaban sus birretes al aire y, tras poner mucha atención, ellos y ellas habían aprendido cómo hacerlo.

Sin más asuntos que tratar se levantó el cónclave a las ocho horas del día de autos.