Martes, 25 de febrero de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Encarna Collado hace un viaje al pasado en el recuperado pregón del Centro de Mayores

El acto contó con la intervención de la Rondalla Aires del Águeda nacida en el seno del propio Centro

Después de dos años sin realizarse, el Centro de Día de Personas Mayores de Ciudad Rodrigo recuperó en la tarde del viernes su pregón precarnavalero, que en esta ocasión corrió a cargo de Encarna Collado, a quién todos los mirobrigenses conocen por su trabajo durante toda la vida en la oficina de la Seguridad Social. Tras felicitar a todos los presentes por San Valentín, Encarna Collado inició una intervención que estuvo dedicada en buena medida a hacer todo un viaje al pasado, focalizado en tres ejes: los juegos de antaño, la enseñanza y la música.

En lo que respecta al primer apartado, enumeró juegos de toda la vida como las canicas, la peonza, las tabas o el aro, apuntando que “la calle fue nuestra casa”. Antes de meterse en el segundo bloque, hizo un paréntesis para hablar del río, que es “una parte de nuestro ADN”, por lo que “tanto las autoridades como el pueblo en general tienen que protegerlo porque así estamos más protegidos ante el cambio climático”.

Ya en el apartado de la enseñanza, habló en primer lugar de las Escuelas Nacionales Públicas, describiendo tanto su contenido como el continente (expresó por ejemplo que “nunca había calefacción y pasábamos frío”), centrándose en que había escuelas de niñas y de niños, con asignaturas diferentes (a las mujeres se las preparaba para el hogar), donde la religión tenía un gran protagonismo: “a los del pin parental quería yo verlos [sobre el adoctrinamiento], que se rezaba al entrar, al salir...”.

Tras hablar de los castigos (“para mí no era una educación buena, por ser mujer”), hizo mención al nivel de analfabetismo, remarcando que en 1963 había el mismo que en 1940, siendo entre las mujeres de solo un 9%. Posteriormente habló de los institutos, donde ya no había segregación por sexos. Entre medias mencionó la emigración: “familias enteras emigraron de esta provincia, algunos sin papeles, sin trabajo; y fue uno de los tres pilares junto al turismo y a la inversión extranjera que impulsaron la paupérrima economía española”.

El tercer gran apartado de este viaje al pasado estuvo centrado en la música, empezando por los años 50, que eran “monopolio de la copla y el pasodoble”, aunque ya hizo su aparición el flamenco. En el completo repaso que hizo por varias generaciones, fue recordando tanto lugares de baile en Ciudad Rodrigo como grupos y cantantes tanto nacionales e internacionales (mencionó a Sabina o a los Beatles) como locales (Los Ritmo, Los Viento, Lauren Risueño o la Coral Dámaso Ledesma). En este apartado, mencionó que “la radio fue muy importante en nuestra vida”.

 

Reivindicación en materia de pensiones

Como segundo bloque, Encarna Collado entró en una parte más reivindicativa, comenzando por hablar de los pensionistas, para los cuales reivindicó “un pacto de estado, el tener todas las necesidades cubiertas que para eso hemos trabajado un montón de años”. En este sentido, exigió “lo que dice la Constitución”, y no una simple revalorización, mostrando su desacuerdo con el hecho de que los pensionistas “no alcancen el Salario Mínimo Interprofesional”: “tanto constitucionalista y al final la ley de leyes no se está cumpliendo”.

La pregonera también pidió una Ley de Dependencia “más justa, y que se cumpla de verdad”, porque “uno de cada tres dependientes está desatendido”. Dentro de ese apartado, habló de los Centros de Día (que están recogidos en la citada Ley), recordando que el de Ciudad Rodrigo se inauguró como Hogar del Pensionista en 1980. Como conclusión, hizo un repaso por las actividades que tiene el lugar (considerando que “se queda chico”), y por algunos hechos históricos de las últimas décadas, para reafirmar todo lo que han vivido.

Desde el Centro de Mayores hicieron entrega a la pregonera tanto de una placa como de un cuadro (pintado en su taller de pintura), antes de que la Rondalla nacida en el Centro, Aires del Águeda, que ya había abierto la tarde con una canción, interpretase un par más, una de ellas La Campana Gorda, que se la dedicaron a la peluquera del Centro, Fely, por su trabajo a la hora de decorar el lugar.

Ver más imágenes: