Martes, 25 de febrero de 2020

Los kimo kap, gorros solidarios para los pequeños guerreros contra el cáncer

Salamanca forma parte de esta generosa iniciativa que, desde hace cuatro años, contribuye a proteger las cabecitas de los niños y jóvenes durante el tratamiento oncológico 
En la imagen, la portavoz de Kimo Kap en Salamanca colocando uno de los gorros bandanas. Foto: Lydia González

Metros de tela y de bovinas de hilo para coser los gorros más solidarios. Son los gorros bandanas que a través de Kimo Kap, asociación que llegó a Salamanca hace cuatro años, protegen las “cabecitas de los pelones” durante el tiempo que dura el tratamiento oncológico. Gorros reversibles de diferentes tallas, desde los cero a los 18 años, y combinando telas de colores y estampados con diseños para niños y jóvenes.

La pérdida del pelo es uno de los signos más visibles de esta enfermedad, a lo que se suma que los niños tienen la piel y el cuero cabelludo más sensible, por lo que es muy importante tanto la elección del tejido como la forma de coser los gorros, sin costuras para evitar rozaduras, por ejemplo. Gorritos que también protegen a los más pequeños de los rayos del sol y del frío.

Los Kimo Kap, nombre inspirado en las palabras Quimo Cap (gorro de quimio en inglés), se entregan junto a unas tarjetas con mensajes de ánimo y buenos deseos escritos por niños. Desde la asociación, y de la mano de Leticia Falagán, psicóloga y delegada de Kimo Kap en Salamanca, organizan talleres tanto para coser gorritos como para escribir las tarjetas. Este sábado, por ejemplo, coincidiendo con el Día Internacional del Niño con Cáncer, tendrá lugar un taller en Villamayor al que se pueden sumar todas aquellas personas dispuestas a dar unas puntadas de solidaridad.

Para sumarse a la labor solidaria de Kimo Kap no es necesario saber coser, porque también se puede ayudar donando telas, hilos, fieltro o bolsas para guardar los gorros bandanas. Kimo Kap además colabora con otras asociaciones, como la Fundación Cris contra el Cáncer, y con otras iniciativas, como las almohadas con corazón (almohadas diseñadas para las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama).

La mayoría de los kimo kap, una vez terminados, son entregados en el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca (en concreto, a la unidad de Oncología Pediátrica), aunque también han viajado a otras provincias con hospitales oncológicos pediátricos en los que la asociación no tiene delegación, por ejemplo a Valladolid.

La historia de los kimo kap

Los kimo kap –su diseño es similar al de un gorro pirata- tienen su particular historia. La iniciativa se puso en marcha en Madrid en el año 2015, impulsada por Jeanne DeMontluzin, una americana de Nueva Orleans que trabajaba como voluntaria de ASION en el Hospital de La Paz. 

Desde entonces, la gente se ha volcado con este proyecto. Uno de los primeros en recibir estos gorritos-bandanas fue un niño salmantino que en ese momento se encontraba en tratamiento oncológico. En estos años no han faltado manos solidarias para coser kimo kap que, en el caso de Salamanca se entregan en el Hospital Clínico Universitario o se envían a otras provincias con hospitales oncológicos pediátricos y que todavía no tienen delegación de Kimo Kap.

Los gorros deben cumplir unos requisitos por lo que se cosen siguiendo un patrón específico, sin costuras visibles para evitar cualquier roce en el cuero cabelludo del niño. Las telas son 100% de algodón. A sugerencia de los propios niños todos son reversibles, por un lado son lisos y por el otro estampado, para los diferentes estados de ánimo. Tienen una extensión trasera para tapar el cuello, y a sugerencia de los propios niños todos son reversibles, por un lado son lisos y por el otro estampado, para los diferentes estados de ánimo. Gorros totalmente gratuitos y cargados de energía positiva.

Dar a conocer iniciativas tan solidarias es también una forma de informar y concienciar sobre el cáncer infantil. Puedes contactar con Kimo Kap a través de su página de Facebook, o en su blog (kimo-kap.blogspot.com.es).

Fotos: Lydia González