Martes, 18 de febrero de 2020
Las Arribes al día

La Asociación Peña Gaviota trata de que los vencejos regresen a Boada

Han instalado tres cajas nido en el depósito del agua con la esperanza de que la localidad recupere su equipo de eliminación de mosquitos

El alcalde de Boada junto con un integrante de Peña Gaviota antes de proceder a la colocación de las cajas nido en el depósito

La Asociación Peña Gaviota, con sede en Villavieja de Yeltes, ha puesto en marcha otro plan de recuperación de aves. En esta ocasión se trata del vencejo en el municipio de Boada, lugar del que desaparecieron, probablemente, por modificaciones en el paisaje urbano que llevó consigo la eliminación de sus lugares de anidación.

Ahora, Peña Gaviota, con la colaboración del Ayuntamiento de Boada, han instalado tres cajas nido dobles en el depósito del agua con la esperanza de que estos eliminadores de mosquitos regresen a Boada.

La elección de este lugar se debe a que es “una de las edificaciones con más altura y con más espacio despejado en su entorno”, lo que facilita a sus futuros moradores las entradas y salidas a los nidos, aunque desde Peña Gaviota recuerdan que “se analizaron otros lugares como el frontón y la iglesia”, pero se descartaron, “el primero porque la infancia del pueblo juega por ambos lados de la pared con el balón y, la segunda, por los permisos que hubiera sido necesarios solicitar”.

“Si las cajas se van ocupando, una vez que la mayoría de los nidos tengan pareja reproductora, se procederá a la construcción y montaje de otras tres cajas dobles y así sucesivamente, mientras sea necesario”.

Con esta acción se pretende recuperar la colonia de vencejos de Boada, “entendiendo que la causa de su desaparición fue, exclusivamente, la eliminación de los dos lugares de anidación con los que contaban”. De este modo, “se espera que facilitándoles cajas nido que suplan la carencia de los lugares tradicionales y contando con que hay poblaciones de vencejo común en municipios colindantes como La Fuente de San Esteban, Retortillo y Villares de Yeltes, sea suficiente para que regresen de nuevo”.

En contra de este objetivo se encuentra que “han pasado muchos años desde que dejaron de acudir al pueblo y que cada vez, como le ocurre al resto de las aves, su población global es mucho menor, por lo que pudiera ser que no haya individuos buscando nuevos puntos para establecer una colonia”.

Desde Peña Gaviota son conscientes de que “es complicado, pero debemos intentarlo. Cada pueblo debe tener su equipo de eliminación de mosquitos y el sonido característico del verano, en especial de los atardeceres”, cuyo particular chillido nos retrotrae a nuestra niñez.

PLAN DE RECUPERACIÓN DEL VENCEJO EN BOADA (662 Kb)