Martes, 31 de marzo de 2020
Las Arribes al día

La Operación Bocata contribuirá desde Vitigudino a la mejora de la alimentación y conservación de acuíferos en Haití

El proyecto promovido por Manos Unidas y que cuenta con la colaboración de la Diócesis de Salamanca, mejorará la calidad de vida y el medioambiente en la Comunidad de Velot

Parte fundamental de esta jornada son los voluntarios encargados de preparar los bocadillos / Archivo

El próximo 28 de febrero, a partir de las 13.30 horas, el Frontón de Pelota de Vitigudino será el nuevo escenario de una edición más del Bocata Solidario promovido por Manos Unidas en colaboración con la Diócesis de Salamanca. También se celebrará en el IES Ramos del Manzano, aquí de 12.00 a 12.30 horas, durante el recreo.

La recaudación de esta edición irá destinado a mejorar la calidad de vida y el medioambiente en la Comunidad de Velot, en Haití. Como en las últimas ediciones, también este año mantiene el precio del bocadillo a 3 euros incluida la bebida, agua o refresco,

Al frente de este proyecto, presupuestado en 71.053 euros, está Rafael Fernández Domínguez, de la Junta Asociaciones Campesinas, y tiene como objetivo específico implementar sistemas agroforestales que permitirán mejorar la alimentación, aumentar la capa boscosa, disminuir la erosión, conservar las fuentes acuíferas y mejorar los ingresos y la calidad y vida de los 1432 habitantes de la comunidad de Velot, situada en el Département du Centre.

Como en años anteriores, los interesados podrán adquirir de forma anticipada los tickets para el bocadillo y la bebida en el Centro Escolar, el Instituto, la panadería ‘Cuco’ y en la librería ‘Vitigudino’. Y otra forma de colaborar es, con donativos y con la aportación de alimentos para hacer los bocatas, ya sea pan, tortillas de patatas, queso, embutidos y botellas de agua, que se recogerán el mismo día 28, en el Frontón de Pelota, desde las 9.30 hasta las 13.00 horas.

El año pasado, en Vitigudino se obtuvieron 2.837 euros, que fueron destinados a la construcción de un cobertizo con dormitorios, aulas y un taller para la formación de jóvenes desempleados en técnicas agrícolas solicitado por CEDITA (Centro de Experimentación y Diseminación de Técnicas Agro-Ecológicas) en Nkamu, en la República Democrática del Congo.