Jueves, 1 de octubre de 2020

Entre 1907 y 1913, 762 salmantinos emigraron a Haway, a cortar caña de azúcar.

 

La lista con sus nombres, edad y estado, junto con el nombre del barco, en el que hicieron la travesía, me la proporcionó el investigador James D. Fernandes. La relación de las localidades y del número de personas que partió de cada una de ellas, figura al final de este escrito.

La oferta de la ley de Emigración y Colonización del Estado de Haway era tentadora:

“Los emigrantes españoles, que quieran acogerse a las concesiones y beneficios de la ley,  obtendrán pasaje gratuito para dicho Estado, en magníficos vapores de marcha rápida, de más de 12.000 toneladas, con comida, durante el viaje, a la española, condimentada por cocineros embarcados, expresamente, para ello.

El Gobierno de dicho Estado les ofrece a los verdaderos agricultores un porvenir halagüeño, cuyas ventajas son las siguientes:

Los varones cabeza de familia percibirán 20 duros americanos oro, al mes, durante el primer año de trabajo; 21 duros americanos oro, al mes, durante el segundo año, y 22 duros americanos oro, al mes, durante el tercer año. Las mujeres, sus esposas, 12 duros oro al mes; los demás individuos de su familia, que sean mayores de 15 años, 15 duros mensuales, si son varones; y 10 duros, si son hembras.

Desde que desembarquen, se les facilitará una magnífica casa o vivienda, agua, lumbre y escuela gratuita, donde recibirán educación los hijos menores, para los que es obligatorio asistir a ella. Y a los tres años de trabajo, con buena conducta y en los que hayan demostrado que son buenos trabajadores, (y especialmente para el cultivo de la caña de azúcar) se les cede gratuitamente y en propiedad absoluta y sin gravamen alguno, la casa donde estén viviendo y, además, una fanega de tierra.

Las condiciones que deben reunir los emigrantes:        

Ser agricultor, que gocen de buena salud, no padezcan de la vista, que no tengan defecto físico y que formen, precisamente, familias, cuya constitución puede ser como sigue:

. Marido y mujer sin hijos, no teniendo el marido más de 45 años, ni la mujer más de 40.

. Marido y mujer con hijos, no pudiendo tener los jefes de familia más de 45 años, con tal que haya en la familia un hombre útil de 17 a 45 años.

.Viudo o viuda con hijos, siempre que tenga un hombre útil mayor de 17 años y menor de 45.

. Hombre casado no llevando mujer, pero sí llevando hijos con tal que haya uno útil de 17 a 45 años.

. Mujer casada no llevando marido, pero sí hijos, con tal que haya uno útil de 17 a 45 años.

 

Y, sobre todo, bien documentados: con su cédula personal; hasta los 23 años, con la autoridad de sus padres, otorgada ante notario o ante el alcalde; partida de bautismo; tener cumplido el servicio militar; las mujeres casadas, que vayan sin su marido, permiso de éste, visado por el alcalde del pueblo; partida de matrimonio; certificado de buena conducta, expedido por el alcalde; certificado de no estar procesado, expedido por el Juzgado del pueblo.

Partieron de Alaraz, 5 personas; de Alba de Tormes, 7; de Alconada, 26; Aldeadávila de la Ribera, 10; Aldeaseca de Alba, 10; Anaya de Alba, 5; Armenteros, 3; Bercimuelle, 4; Bóveda del Ríoalmar, 47; Cantalapiedra, 11; Cantalpino, 41;  Cerezal, 1; Cordobilla, 2; Encinas de Arriba, 2; Gajates, 6; Galleguillos, 9;  Gallimazo, 5; Garcihernández, 5; Granadilla, 1; Macotera, 83; Madronal, 1; Malpartida, 3; Mancera de Abaja, 56; Nava de Sotrobal, 21; Pedrodillo de Alba, 38; Peñarandilla, 4; Puende del Congosto, 21; Rubios, 1; Salamanca, 24; Salmoral, 44; Santiago de la Puebla, 9; Santibáñez de la Sierra, 3; Tala, 13; Topas, 6; Tordillos, 2;  Valdecarros, 1;  Ventosa, 46; Villoria, 62; Vitigudino, 5.

Nacieron en la travesía, 5 niños.

Realizaron la travesía en los barcos: Harpalión, Orteric, Willesden y Ascot.