Martes, 25 de febrero de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Las Águedas celebran su fiesta poniendo a hacer tareas de la casa a los hombres de la Corporación

Las mujeres mirobrigenses procesionaron la imagen de Santa Águeda por el barrio del Puente

Un nutrido grupo de mujeres mirobrigenses estuvo celebrando durante toda la tarde del miércoles en Ciudad Rodrigo la festividad de Santa Águeda, con varios actos presididos por el buen ambiente que sirvieron asimismo para clausurar el ciclo de festividades que ha vivido Ciudad Rodrigo durante el último mes (previamente se conmemoró San Sebastián, San Antón y San Blas) para ir calentando para el Carnaval.

El punto de arranque ‘oficial’ de esta larga tarde de fiesta fue el entorno del Mercado de Abastos, donde se fueron congregando las conocidas como Águedas del Mercado, promotoras de la festividad, a las que todos los años se suman numerosas integrantes de la Asociación Amanecer, a la que un año más pertenecían las mayordomas de la celebración, que en esta ocasión fueron Águeda Román y Mari Cruz Manchado.

Guiadas por su tamborilero José, y anunciadas mediante el lanzamiento de cohetes, las mujeres pusieron rumbo al centro histórico, en dirección a la Casa Consistorial, donde llegaron con bastante antelación a la hora fijada para ser recibidas por la Corporación Municipal, por lo que varias de ellas aprovecharon para echarse unos bailes en el Salón de Plenos. Por parte de la Corporación, asistieron al acto el alcalde Marcos Iglesias, Beatriz Jorge Carpio, Ramón Sastre, José Manuel Jerez, Davinia Montero, Víctor Gómez, Paola Martín, Juan Tomás Muñoz, Jorge Labajo y Carmen Lorenzo.

 

En primer lugar, tomó la palabra Marcos Iglesias, quién incidió en que a las mujeres “hay que empoderarlas”, y que “los hombre tenemos que corresponsabilizarnos de las tareas domésticas, pero no sólo un día, sino siempre”, destacando que esta “tradición” se ha convertido en una forma de que la mujer se empodere y “visibilizar su gran trabajo”. A continuación, intervino la delegada de Igualdad del Ayuntamiento, Davinia Montero, quién recordó en qué consistía la festividad de las Águedas.

Tras esos discursos, por fin llegó el momento en que Rosario Pérez recibió el bastón de mando, convirtiéndose por 28ª vez en Alcaldesa de las Águedas. En su intervención, tuvo un recuerdo para las Águedas del Mercado ya desaparecidas: Charo Varetas, Pauli y Carmen la Aceitunera, así como para los hombres que las ayudaban. Asimismo, recordó que “Águedas somos todas las mujeres, y mandamos 365 días; los hombres nos ganan en fuerza, pero no en sabiduría”.

A continuación, llegó el ya tradicional ‘show’ en el Salón de Plenos del que todos los años son víctimas los hombres de la Corporación Municipal que asisten al acto. A todos ellos se les colocó un mandil, poniéndoles a realizar varias tareas domésticas: limpiar el polvo, planchar o hacer calceta. La estancia de las Águedas en el Salón de Plenos finalizó con una gran foto de familia de todas las mujeres presentes junto a la Corporación.

Tras ello, las Águedas, junto a los ediles Beatriz Jorge Carpio, Davinia Montero, José Manuel Jerez, Jorge Labajo y Carmen Lorenzo, se bajaron al barrio del Puente, para asistir en la Parroquia de Santa Marina a una solemne misa presidida por el párroco Prudencio Manchado. A su conclusión, se procesionó la imagen de la Santa por las calles del barrio, con la Plaza del Toral como referencia (a esta procesión se unió Ramón Sastre).

De vuelta a la Parroquia, se cantó la Salve y se dio a besar la reliquia de la Santa antes de introducir la imagen en el templo. Para rematar la fiesta, se procedió a hacer la rifa de los productos puestos en juego por las Águedas para recaudar fondos para sufragar los actos festivos, y se sirvió un convite a base de dulces entre los asistentes. Posteriormente, parte de las Águedas se fueron a tomar un chocolate caliente al centro histórico mientras que otras cuantas se marcharon de cena conjunta.