La elegancia de la gente de orden.

Esta semana era una de esas para ver sobrevolar la ilusión sobre la vida de una ciudad, donde no hay muchas alegrías precisamente. Nada realmente sustancial ha cambiado nuestras vidas, pero se ha roto la rutina poniendo una sonrisa en la cara de mucha gente. Era un momento para disfrutar los protagonistas y artífices de lo conseguido.

Me refiero al reciente acontecimiento deportivo entre Unionistas y el Real Madrid. Ya sabemos que el deporte profesional se ha convertido en un caro espectáculo dejando al margen a muchos, en Salamanca con la colaboración de algunos salmantinos de pro. Al menos Perfumerías Avenida salva la honra, junto a quienes se esfuerzan por mantener diversos deportes de forma modesta y altruista.

No tengo nada que ver con Unionistas, pero me despierta simpatía su forma diferente de hacer y gestionar. Democracia en cosas aparentemente pequeñas, como recuperar el fútbol para la gente. La Unión Deportiva Salamanca la mataron o despareció (elijan), ya es pasado. El futuro no puede ser una reinvención torticera de algo que ya no puede ser. Hemos de recordar, pero construir algo nuevo evitando los errores del pasado. 

Todo no podía salir bien, siempre hay algunos abonados al protagonismo en todo. Es triste la convivencia en una misma ciudad de dos clubs en la misma categoría sin relaciones, más allá de la rivalidad deportiva, aunque comprensible por el modelo seguido por cada uno. Pero, ¿por qué representantes municipales han de agitar el conflicto?, sobre todo cuando comenten tantos errores. Parece más lógico ofrecer colaboración, a un proyecto 100% salmantino, en vez de molestar y usar los medios de comunicación para conseguir no se sabe qué.

Porque, para variar, apareció un problema de ellos con las normas. Otra muestra más de cómo entienden el cumplimiento y respeto de la legalidad, a pesar de su machacón discurso. Según parece, no han demostrado todavía lo contrario, alguien olvidó realizar correctamente las gestiones administrativas de una reforma en las Pistas del Helmántico (término municipal de Los Villares), y durante años se han utilizado sin la correspondiente licencia de actividad. El Ayuntamiento de Salamanca parece como si no supiera realizar trámites municipales. ¿Paradójico verdad?, pero nada nuevo bajo el sol. A pesar de cerrar negocios que no la tienen en su término municipal, o al menos algunos.

Es una más de este longevo gobierno municipal, con la aquiescencia (muy mayoritaria en algunos casos) electoral salmantina. Hace tiempo que se advierte su grave problema para conocer, y leer, las leyes. Urbanismos aparte, un caso muy claro es la Constitución, aislados en el artículo 155 cual fetiche para todo, de los artículos sociales ya tal. Y en vez de reconocer el error, somos humanos se suele decir y ellos deben serlo mucho, insultan la inteligencia de la ciudadanía. 

Un equipo modesto como Unionistas, para el que construyen una instalación municipal por el doble del precio en su momento del Estadio Helmántico, no ha podido facilitar a más salmantinos un espectáculo deportivo por un “olvido” burocrático del pasado cometidos por otros. Da igual que seguramente hubieran sido madridistas en su mayoría, clásico ejemplo de salmantinismo por otra parte, otros son barcelonistas (¿o debería decir separatistas?). Cuando menos merecen una disculpa municipal. Haber contado con un oportuno silencio de algún concejal, muy dispuesto siempre a señalar a los demás pero no ver nunca la viga en su ojo, quizás hubiera sido pedir demasiado.