Miércoles, 3 de junio de 2020

El "enemigo externo" como elemento motivador

Asumamos nuestras responsabilidades a diario y dejemos de buscar “enemigos” en la acera de enfrente.
 Sin duda, la propensión a culpar a otros cuando las cosas salen mal parece que libera de responsabilidad a mucha gente

                De siempre, nos enseñaron a fragmentar el mundo, la imagen total nos resulta difícil percibirla y solo dominamos fragmentos. En las organizaciones inteligentes (leemos en “La Quinta disciplina”) buscan que la gente que forma parte de ellas, tenga entrenamiento en “dominio personal”; “modelos mentales” (imágenes que influyen en nuestro modo de percibir el mundo); “construcción de una visión compartida”; “aprendizaje en equipo”; “pensamiento sistémico” (paradigma de personas interrelacionadas, eslabones de una misma cadena).

Las personas suelen afincar marcos mentales reactivos (alguien está creando mis problemas, en vez de percibir que nosotros somos dueños de nuestro destino). Por eso el pensamiento sistémico actúa sobre las personas animándolas a cambiar de perspectiva, rompiendo el círculo vicios de que los factores externos son la causa de nuestros problemas.

Sin duda, el libro en cuestión hay que leerlo con mucho detenimiento, repensar nuestros hábitos, y sobre todo yo lo aconsejaría para el mundo del fútbol a todos los niveles: directivos, entrenadores, futbolistas, aficionados, periodistas, etcétera. Pero es incuestionable que el Sevilla y el Betis mejoran por sus antagonismos deportivos; como Real Madrid y Atlético; Barcelona y Español; Unionistas de Salamanca y         Salmantino UDS, etcétera. 

         Hay cambios de enfoques que no todos aceptan. Pongamos por caso la estrategia de los últimos años del Real Madrid para realizar sus fichajes centrándose ahora en jóvenes promesas, de amplio potencial y realidad por confirmar. Ello como contrapunto de otros clubes que, ahora mismo, disponen de más dinero para fichar jugadores del máximo nivel y a precios irracionales.

Alguna conversación mantenida con gente de fútbol asegura que el Real Madrid debe “fichar a los mejores y cuesten lo que cuesten” mostrándose contrarios a a la actual política. Una opinión desmesurada si encima no se tiene información del valor de las cosas así como las propias capacidades dinerarias. Por tanto, el cambio de enfoque (Metanoia) del Real Madrid mi me parece oportuna y tiene la misma trascendencia que si no decidimos sobre el cambio climático a medio y largo plazo. “De la dinámica de los sistemas podemos utilizar la idea de que hay que actuar sobre las causas y no sobre los efectos”.

         Sin duda, la propensión a culpar a otros cuando las cosas salen mal parece que libera de responsabilidad a mucha gente. El extraño mandamiento de “Siempre hallarás a un agente externo a quien culpar” le va muy bien a los “opinadores” sin responsabilidades. Porque, además, somos muy exigentes con los malos efectos (¡El Real Madrid no debió traspasar a Cristiano Ronaldo!”), se dijo cuando el equipo se quedó sin gol.

Pero poco se trabajó en las causas, de hecho, hay muy pocos convencidos de que la estrategia actual de fichar jugadores en ciernes sea una de las soluciones para el futuro. En el libro citado se habla de la “parábola de la rana hervida” y aporta una reflexión práctica: “Si a una rana se la pone en una olla, sobre un fuego intenso, buscará saltar y escapase, mientas que si la ponemos en una olla con fuego mínimo y aumentamos paulatinamente la intensidad del fuego, la rana no buscará escaparse”.

Concluyendo: “Los seres humanos reaccionamos igual que una rana, reaccionamos si el cambio es repentino, y nos adaptamos si el cambio es paulatino”.  De ahí mi insistencia, asumamos nuestras responsabilidades a diario y dejemos de buscar “enemigos” en la acera de enfrente.