Viernes, 28 de febrero de 2020

El presidente de Iberdrola aplaude las vicepresidencias de Calviño y Ribera

Galán alaba la decisión de Sánchez de rodearse de un equipo económico "potente" que, en su opinión, sabrá gestionar un contexto de "cierta desaceleración de la que es consciente"
El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ve de forma muy positiva la constitución del Gobierno en España, particularmente por el "refuerzo" que representa elevar a vicepresidentas a las ministras de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y de  Transición Ecológica, Teresa Ribera.  En declaraciones a Efe en el Foro Económico de Davos, Galán ha alabado la decisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que visitó este miércoles la localidad alpina suiza, de rodearse de un equipo económico "potente" que, en su opinión, sabrá gestionar un contexto de "cierta desaceleración de la que es consciente".

A su juicio, esa intención se percibe con confianza desde los mercados internacionales, algo esencial, y constata que España es una democracia consolidada donde las distintas opciones políticas se alternan sin problema y que goza actualmente de estabilidad política. Además, Galán valora de forma especial el papel relevante de Ribera en el Gobierno, puesto que Iberdrola ha sido una empresa muy implicada en la transición ecológica, un proceso -ha dicho- "en el que llevamos trabajando más de 20 años".

En su opinión, la transición ecológica representa no sólo una oportunidad para luchar contra el cambio climático, sino un medio para crear empleo y atraer inversión; así lo ve también la Comisión Europea, cuyo vicepresidente primero, Frans Timmermans, lidera el proyecto del "Green Deal" o Pacto Verde Europeo. En este sentido, Galán señala que el objetivo de "emisiones netas de carbono cero" para 2050 que establece este Pacto Verde "va a requerir cuantiosas inversiones".

El presidente de Iberdrola recuerda que, según el banco de inversión estadounidense Goldman Sachs, la inversión acumulada necesaria para alcanzar dicho objetivo podría ascender a 7 billones de euros en la Unión Europea (UE). En todo caso, Iberdrola confía en que el acuerdo "sea la base de una regulación que incentive la inversión, agilice los procedimientos y premie a aquellos que realmente están transformando su modelo de negocio hacia la economía verde".

En las dos últimas décadas, indica, Iberdrola acumula más 100.000 millones de euros de inversión en energías limpias, redes y almacenamiento. El compromiso de Iberdrola con la sostenibiidad, la lucha contra el cambio climático y la responsabilidad social y medioambiental viene de lejos, ya que "está en nuestros estatutos". Y recuerda que la empresa cuenta, por ejemplo, con un dividendo social, lo que prueba que se puede hacer "y al mismo tiempo ser rentable", como ha reconocido uno de sus principales accionistas, Blackrock, en una reciente carta.

Iberdrola cerró en diciembre un ejercicio "francamente positivo", con récord de producción y de resultados, explica Galán, y, gracias a un "relevante esfuerzo inversor", ha instalado más de 5.000 nuevos megavatios de potencia, al tiempo que prevé batir de nuevo su récord de resultados, con crecimientos en el entorno del doble dígito.

El año que acaba de empezar estará marcado por "la estabilidad, el crecimiento y la predictibilidad", con el objetivo de alcanzar los 10.000 millones de euros de inversión en redes eléctricas "cada vez más inteligentes y fiables", así como en nueva capacidad renovable y en almacenamiento eficiente”. Por lo que respecta a la energía eólica marina, Galán menciona varios proyectos "que suman más de 2.500 megavatios", como la inauguración en 2020 de East Anglia One, o la puesta en marcha de Saint Brieuc, en Francia; Baltic Eagle, en Alemania, o Vineyard, en Estados Unidos.