Modelo de intervención para provocar el cambio en la Casa Escuela Santiago 1

Alguien puede pensar que el secreto del éxito de los chicos y chicas de la Casa Escuela Santiago Uno está en las actividades que se proponen, y realmente es muy importante que saquen sus estudios de Formación Profesional y toda la animación sociocultural del circo, cine, deporte, etc. ¿ Pero por qué no lo consiguen en otro sitio?.

Aquí la filosofía educativa se bebe fundamentalmente de las fuentes de Freire y Milani.

Aquí se intenta una atención a la diversidad personalizada basada en un modelo constructivista sistémico y centrado en soluciones de terapia breve. Pioneros del mismo se considera a Milton Erickson de Nevada y a Steve de Shazer de Milwaukee.

Chicos y chicas que provienen del mundo de la protección a la infancia y de los mil caminos de la inmigración y la exclusión social se encuentran con que exploramos y buscamos lo positivo que llevan dentro en vez de juzgarlos con profecías autocumplidoras. Cuando están acostumbrados a que les pregunten por las fechorías que han cometido aquí se busca lo que hacen bien, lo que les gusta.

No somos cómplices de delitos, cuando vienen a cumplir una medida judicial ya han sido juzgados, y aquí se amplía lo poco o mucho bueno que reconocen en sus vidas con un lenguaje presuposicional. Los admiramos por lo que han conseguido y lo buenos que son a pesar de los maltratos que han vivido. Normalmente se sorprenden de esta nueva forma de verlos sus educadores y se conmueven.

Se hacen prevenciones de recaída porque aquí todos fallamos y para que no se desanimen y aumente su tolerancia a la frustración y su autoestima.

Redefinimos sus traumas y deconstruimos sus sentimientos de culpa para que se responsabilicen de sus vidas, externalizamos sus problemas para que  puedan perdonarse a sí mismos, curar rencores y recuperar la ternura.

En las asambleas o individualmente aprenden a preguntarse qué tienen que hacer ellos  para   subir un peldaño en la escalera hacia sus sueños a pesar de las zancadillas de profesores, padres o compañeros.

Intentamos con preguntas de avance rápido que caminen hacia sus sueños planteándose qué  parte de ellos ya se están cumpliendo.

Si un padre llega a casa cabreado y grita a la madre, esta al hijo, el hijo da una patada al perro y este muerde al gato. Intentaremos que las fichas del dominó caigan en sentido positivo para ellos, partiendo de lo mucho que tienen bueno, sus inteligencias múltiples, su sensibilidad… Por eso en esta escuela se evalúa cantar y bailar, el aprendizaje servicio del hospital de fauna o de ayudar al compañero.

Todos necesitamos curarnos centrándonos en  devolver bien por mal sin perder el espíritu crítico. Es una oportunidad de cambio y trasformación social escuchar y aprender del diferente.