Lunes, 24 de febrero de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Multitudinario calentamiento para el Carnaval con el estreno de la Capea del I Toro de San Sebastián

Los dos astados protagonistas ofrecieron distintos espectáculos: uno subió y bajó 3 veces, y el otro sólo una, a menor ritmo

Los mozos se lo pasaron en grande con los astados | Fotos: Adrián Martín - David Rodríguez

A 34 días para su arranque del Carnaval propiamente dicho, Ciudad Rodrigo vivió durante la tarde del sábado su primera jornada ‘carnavalera’ de 2020 gracias a la I Capea del Toro de San Sebastián promovida por 6 establecimientos hosteleros de la Avenida Conde de Foxá y su entorno (Las Vegas, San Blas by Natalia, Pizzería DeMaría, Bar Richard, Casaral y Yoanna Irish Pub) con el respaldo del Ayuntamiento mirobrigense, para celebrar de una forma diferente a lo habitual al patrón de Miróbriga.

Como ya habíamos explicado en días previos, esta Capea consistió en la suelta de dos toros, de uno en uno, a lo largo de toda la Avenida Conde de Foxá: desde los corrales ubicados en el solar comprendido entre las calles Duero y Miño (de donde parten los encierros urbanos del Carnaval) hasta el Videoclub Futuro, pudiéndose mover con total libertad por el recorrido. La estancia en la calle de cada uno de los dos astados protagonistas del evento, Clarín y Valentón, duró una media hora, transcurriendo eso sí de forma muy diferente.

En lo que respecta al primero, el astado ‘homenajeó’ al santo que da nombre a la capea, San Sebastián, ya que siguió el ritmo de Ya me lo suben/ya me lo bajan que marcan los redoblantes durante la procesión del patrón, subiendo y bajando hasta en tres ocasiones por la Avenida Conde de Foxá, la tercera ‘de propina’, al ya estar ‘cumplido’ el tiempo que se estimaba que en principio iba a estar cada uno en la calle (unos 25 minutos). Para llevarle hacia los corrales, se sacaron a los bueyes.

 

Mientras, el segundo de los astados tuvo un comportamiento totalmente diferente: sólo subió y bajó una vez por la Avenida Conde de Foxá, a un ritmo mucho más lento, derrotando en varias ocasiones contra las agujas. En este caso, también se sacaron a los bueyes para marcarle al menos parcialmente el camino de regreso hacia los corrales. Hay que apuntar que el ritmo al que subió este astado (se vio que iba a dar menos juego) hizo que, nada más pasar en dirección ascendente, parte de las personas que estaban en la parte ‘baja’ de Conde de Foxá la fueran abandonando.

En cualquier caso, mucho público aguantó en el recorrido hasta que se lanzó el cuarto y último cohete de la tarde (a las 18.22 horas), el que marcaba la finalización del evento, que tuvo la meteorología de su lado: pese a que las previsiones fueron bastante negativas durante la semana, la tarde arrancó incluso con sol. Aunque luego aparecieron nubes bastante negras, no llovió en el transcurso de la Capea, y además la temperatura fue bastante agradable: 12-13 grados.

En lo que se refiere a incidencias, la Capea fue bastante limpia, aunque al menos hubo dos sustos. Por un lado, un joven no vio venir a uno de los cabestros que salió en busca del primer toro, y le enganchó por la sudadera, destrozándosela por completo, aunque por fortuna el único daño físico fue una rozadura en el pectoral. Por otro lado, otro joven se vio muy apurado a la hora de subirse a las agujas tras irse de lleno contra él el segundo de los astados. Éste es el momento:

Además de los provocados por los toros, hubo algún incidente más: dos mujeres se llegaron a tirar de los pelos (y las gafas de una de ellas salieron volando) en una disputa por el sitio en una zona de acceso desde el recorrido hacia el exterior. Esta disputa tuvo como ‘causa de fondo’ que todas las agujas –así como muchos balcones- estuvieran abarrotados de miles de mirobrigenses de todas las edades, y también unos cuantos forasteros (por ejemplo hubo al menos un grupito llegado de Pamplona) que quisieron ir calentando para el Carnaval 2020.

Visto el éxito de público, no sería de extrañar que esta Capea haya llegado para quedarse y se repita en años venideros, aunque la gran duda es qué día se hará, ya que en teoría su filosofía es animar el Día de San Sebastián evitando que los mirobrigenses aprovechen el día festivo para irse a otro lugar (por ejemplo a las Rebajas a Salamanca). El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo ha permitido este año hacerla fuera de ese Día de San Sebastián para darla a conocer, pero ya ha dicho que en años venideros sólo la autorizaría para el 20 de enero (que el año que viene cae en miércoles).