Arroyo de Santo Domingo, Comuneros, bicis y patinetes.

Casi dos meses después del percance sufrido con un camión, ha sido reparado el puente de Arroyo de Santo Domingo. Entonces me preguntaba qué pintan grandes vehículos pasando por ahí, camiones y autobuses de turistas. El Ayuntamiento se ha planteado el posible cierre de esa vía a los camiones, no sabemos si también autobuses de turismo, supongo se manifestará en breve. Aunque hay quien ya se ha apresurado a darlo por casi hecho.

En realidad ese innecesario tráfico de grandes vehículos es reducido, el impacto del cierre sería nulo. Me parece bien lo de estudiarlo, aunque no sé cuántas veces han de hacerlo pues ya se ha cortado el puente incluso por más tiempo. La conclusión es evidente, se puede vivir sin mayores problemas con ese puente y la Gran Vía cerrado al tráfico privado de vehículos, no sólo camiones. Para dar seguridad y rapidez al transporte público, como avala el Plan de Movilidad Sostenible de Salamanca desde 2012. El momento no puede ser mejor, tras la reforma del Paseo de Canalejas.

La Avenida de Comuneros junto a la Alamedilla también ha estado cerrada, sin mayores efectos para su entorno. Podrían estudiar también su cierre al tráfico privado y ampliar la Alamedilla, en la práctica es un gran aparcamiento en superficie. Resolver el acceso a algunas cocheras, el centro de Salud y alguna cosa más no debería suponer ningún problema. O estamos por recuperar espacio para el peatón, como proclaman todos los meses de Septiembre con la Semana de la Movilidad Sostenible, o seguimos en los años 60. El tráfico de coches tiene como consecuencia contaminación, que mata.

Y siguiendo con vehículos, hace mes y medio la Dirección General de Tráfico sacó una nueva instrucción sobre los de movilidad personal. En su punto 7.1.Circulación por aceras y zonas peatonales” al final dice “está prohibida la circulación de toda clase de vehículos por las aceras y demás zonas peatonales, cabiendo la excepción de circulación por estas partes de las vías cuando se trate únicamente de monopatines, patines a aparatos similares que lo hagan exclusivamente a paso de persona.”

Estoy de acuerdo con ello, la bicicleta es un vehículo y ha de circular por su sitio. Pero es evidente que algo falla, veo circular bicis por las aceras del Puente de Enrique Esteban cuya calzada tiene limitada la velocidad a 30 km/h, adecuada para convivir vehículos diversos. Y por más aceras desde luego, al igual que patinetes. Aunque no sea defensor de los carriles bici, hacen falta en sitios como el centro de Salamanca o los puentes. Desde luego no a costa del espacio peatonal.

Cuando se toman medidas parece necesario ser consecuentes. Hace unos años se manifestó que en el Puente Romano habría convivencia entre bici y peatón, algo que funciona razonablemente en la práctica, pero las señales siguen dando la exclusividad al peatón, y la nueva instrucción de la DGT prohíbe el paso de esos vehículos.

¿No deberían ponerse de acuerdo y ser lógicas las normas?, si el Puente Romano funciona ¿por qué cambiarlo?. ¿No convendría vincular esa normativa restrictiva con medidas e infraestructuras que garantizaran la seguridad a los usuarios de bicis y patinetes y demás instrumentos de movilidad personal antes que dejarles a la intemperie? ¿Cuándo se entenderá en Salamanca que hay que repartir la calle entre todos atendiendo a su uso y no sólo las aceras? Y si apostamos por movilidad sostenible, hay que restringir la que no lo es ¿Cuándo se va a entender esto?