Jueves, 6 de agosto de 2020

Dos de cada diez estudiantes de Castilla y León nunca ha ingerido alcohol y el 44 % nunca se ha emborrachado

En el lado opuesto, un 62% ha consumido alcohol en los últimos 30 días, un 33,5% lo ha hecho en “atracón” y un 25% se ha emborrachado en el mes previo
Varios adolescentes consumiendo alcohol en el Campo San Francisco | Foto Archivo

El 18% de los estudiantes de Castilla y León nunca ha ingerido alcohol y el 44,4% nunca se ha emborrachado, según la última encuesta ESTUDES realizada por el Comisionado Regional para la Droga a jóvenes de entre 14 y 18 años. En el lado opuesto, un 62% ha consumido alcohol en el último mes, un 33,5% lo ha hecho en “atracón” y un 25% se ha emborrachado en el mes previo. Un consumo que es similar en ambos sexos, con la única diferencia significativa de las borracheras registradas alguna vez en la vida, superiores en las mujeres (58,6%, seis puntos por encima de los varones) y en el último mes, sobre todo en las chicas de entre 14 y 15 años y en los chicos de entre 17 y 18 años.

Asimismo, desde el año 2014 ha disminuido ininterrumpidamente el porcentaje de consumidores de alcohol en el último mes (considerados recientes) y desde 2012 esa reducción se ha notado en las intoxicaciones etílicas y en 'atracón' en el último mes, hasta el punto de que ambos se sitúan en las cifras más bajas de la serie histórica. Aun así, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades recomienda no bajar la guardia, ya que la ingesta de alcohol en los estudiantes se mantiene en niveles elevados. Además a diferencia de lo que ocurre a nivel nacional, donde los consumos intensos de alcohol han aumentado entre 2017 y 2019, en Castilla y León han disminuido

Consumo de tabaco, cannabis y otras drogas

Según la encuesta ESTUDES, no ha fumado nunca tabaco casi el 60% de los estudiantes de la Comunidad y el porcentaje de fumadores diarios ha descendido un punto desde 2017, situándose en la actualidad en el 10,7%, ligeramente por encima de la media nacional que ha aumentado hasta alcanzar el 9,8 %. Como ocurre con las bebidas alcohólicas, las prevalencias tienden a igualarse con los datos nacionales. Las chicas fuman a diario (12,5%) en mayor medida que los chicos (8,8%).

El cannabis es con mucha diferencia la droga ilegal más consumida, en mayor proporción por los chicos que por las chicas. Después de una década de expansión entre 1994 y 2004 y de un descenso posterior hasta el año 2010, las prevalencias de consumo se han estabilizado a partir de ese año. A diferencia de lo que ocurre en España, el porcentaje de consumidores ha descendido en Castilla y León entre 2017 y 2019, situándose en un 31% el consumo alguna vez en la vida, casi un 26% en los últimos 12 meses y un 17% en los últimos 30 días.

Asimismo, el consumo habitual de cannabis y tabaco están fuertemente asociados, ya que el 87,5% de las personas que han fumado cannabis en los últimos 30 días lo ha mezclado con tabaco, una asociación que se produce en ambos sexos y en todas las edades. Un dato significativo es que el 41% de los consumidores de cannabis en el último mes fuma tabaco a diario. Además, se ha constatado que los adolescentes que en el último mes han fumado cannabis tienen 7 veces más probabilidades de ser consumidores intensos de alcohol (atracones y borracheras) y 11 veces más de ser consumidores de cocaína en el último mes.

El consumo de otras drogas como anfetaminas, éxtasis, cocaína, alucinógenos, sustancias volátiles y heroína es muy minoritario y se mantiene estable, no superando en ningún caso el 3% de los estudiantes que las han consumido alguna vez en la vida. En todos los casos el consumo de estas drogas es superior en los chicos que en las chicas.

En lo que se considera policonsumo de drogas, el 28,6 % de los estudiantes encuestados reconoce haber consumido más de una sustancia, aunque el porcentaje es sensiblemente menor al observado en 2017 que fue del 34 %. Las asociaciones más frecuente de drogas entre los policonsumidores en los últimos 30 días son: alcohol, tabaco y cannabis (37 %), alcohol y tabaco (37 %) y alcohol y cannabis (10 %).

Los primeros contactos con el alcohol y el tabaco se producen a los 14 años y con el cannabis a los 15, edad esta última en la que se sitúa el periodo crítico para consumir habitualmente alcohol y para fumar tabaco a diario. Las edades de inicio son similares en los chicos que en las chicas, con la única diferencia de los primeros contactos con el tabaco que son algo más tardíos en las chicas.

En cuanto a la percepción del riesgo del consumo de drogas, el alcohol es la sustancia que se percibe como menos peligrosa. Además, en 2019 aumentó significativamente el riesgo percibido por fumar un paquete de tabaco diario, consumir 5-6 cañas/copas el fin de semana y tomarse 1-2 cañas/copas cada día. Por el contrario, disminuye la percepción del riesgo asociada a consumir cannabis habitualmente.