Viernes, 14 de agosto de 2020

Carta a los Reyes Magos 

Queridos Reyes Magos: Todos los años os escribimos para pediros los regalos, pero nunca tenemos la amabilidad de escribiros para daros las gracias. Así somos de ingratos. Este año, por fin, nos habéis dejado en el balcón un gobierno con todas las de la ley, sin el pinganillo de “en funciones”, formado por partidos de todos los colores habidos y por haber, con vicepresidencias a mansalva, con un sinfín de ministros… En cuanto todos juren o prometan sus cargos, nombrarán directores a diestro y siniestro, y los directores, con la misma generosidad, nombrarán subdirectores, y los subdirectores, nombrarán secretarios, y los secretarios, subsecretarios, y unos y otros, para que puedan disponer de tiempo libre, nombrarán, asesores, técnicos, jefes adjuntos primeros, segundos, terceros… Con tan vasta plantilla todos tendremos que compartir el mismo presidente, pero todos los españoles tendremos a nuestra disposición un equipo de políticos que en un santiamén acabarán con nuestros problemas de sanidad, de educación, de desempleo, de desigualdades sociales, de violencia de género, de corrupción… Por esta razón hilvano estas líneas para expresaros mi más sincera gratitud, gracias porque en unas semanas España no solo será la envidia de Europa, será la envidia de los cinco continentes.

No puedo ocultaros que tan maravilloso regalo me llegó envuelto en un papel pintado de preocupaciones: mi mejor amiga, con la que convivo desde que tengo recuerdos, con la única que por mucho que me ofenda, siempre acabo reconciliándome, dice que soy imbécil, que más que un regalo nos habéis traído un castigo, que el nuevo Ejecutivo no es otra cosa que una peña de cantamañanas, bueno, ella los califica con una palabra propia de tabernas, pero yo la cambio por una de diccionario para no herir vuestros reales oídos, y no deja de repetirme una letanía que ya me tiene aburrida: que para hacer lo que han hecho ahora, debieron hacerlo en las primeras elecciones y nos hubieran ahorrado los cuartos de las segundas, que este derroche de cargos no es para beneficiar a los ciudadanos, que es para pagar favores personales, que si les quedara algo de vergüenza y responsabilidad , en lugar de ampliar plantillas de políticos, ampliarían plantillas de trabajadores, y asegura que lo que nos espera por delante son huelgas, manifestaciones, recortes, despidos, y siempre termina con la misma coletilla: que si en el plazo de un año, el presidente Sánchez, con todos los que tan pronto se insulta como se abraza a la zaga, no sale de la Moncloa por la misma puerta que entró, será, simplemente, porque no quede el número suficiente de políticos para que prospere la moción de censura que ya llama a la puerta. Pero no os sintáis culpables de nada. Mi amiga, os lo confieso para vuestra tranquilidad, es buena gente, pero es tan rara, tan rara, tan rara que tiene sentido común y el único deporte que practica es el de hacer memoria.