Sábado, 25 de enero de 2020
Béjar al día

El Camino Natural de la Ruta de la Plata amplía su recorrido desde Béjar a Casas del Monte

Se alarga el trazado por el Valle del Ambroz, con otros 20 km entre las localidades de Baños de Montemayor, Hervás, Segura de Toro y Casas del Monte

Camino Natural de la Vía de la Plata por el Valle del Ambroz

El Camino Natural Ruta de la Plata entre Béjar y Baños de Montemayor, inaugurado en enero de 2019; desde diciembre se ha ampliado con otros 21 km. más, uniendo esta localidad cacereña con Casas del Monte.

Los aficionados a la bicicleta o al senderismo podrán disfrutar del recorrido por unos 40 kilómetros de la Vía Verde que atraviesa las localidades de Béjar, Cantagallo, Puerto de Béjar, Baños de Montemayor, Hervás y Segura de Toro hasta llegar a Casas del Monte,  paisajes serranos de tierras salmantinas y buena parte del Valle del Ambroz.

Aunque no está inaugurado oficialmente el tramo entre Baños de Montemayor y Casas del Monte, El director general de Turismo de la Junta de Extremadura,  Francisco Martín Simón, ya anima en su twitter a recorrer estos últimos kilómetros de ruta.

Poco a poco el antiguo trazado ferroviario de la Ruta de la Plata  va uniendo poblaciones, algunas pequeñas, muchas de la España despoblada, convirtiéndose en un recurso para ellas y animando las economías locales con la atracción de pequeños negocios de hostelería que se ubican en las estaciones.

Túneles ahora iluminados y valles de bosques y agua, estructuras ferroviarias y puentes construidos por los ingenieros de Eiffel; edificios de carga y descarga, apriscos para los ganados en las estaciones; guardagujas, grúas, raíles, y rocosas brechas en la montaña, para abrir un camino de suaves pendientes que las antiguas locomotoras pudieran recorrer sin dificultad tirando de sus vagones y que ahora pueden ser conteplados con la calma que da el recorrido del trazado a pie o sobre dos ruedas.

La ambiciosa idea es que acabe uniéndose todo el trazado ferroviario de Ruta de la Plata transformado en vía verde, desde Gijón hasta Sevilla, y no sea un recurso local sino una ruta de peregrinaje que enlace el norte y el sur por la parte occidental de la península, el antiguo Camino Mózarabe, el camino del sur para ir a Santiago, y recupere así algo del protagonismo de tiempos pasados.

Un poco de historia

La Vía de la Plata fue la senda natural de paso de animales durante la Prehistoria, el camino más sencillo para ir del norte al sur por el osete peninsular; más tarde los romanos levantaron sobre ella sus calzadas desde Augusta Emerita hasta Asturica Augusta y sembraron castañares en todo el recorrido para que su fruto sirviera de alimento básico  para sus tropas. En la Edad Media al-Balat, el camino empedrado, fue una importante ruta comercial y los asentamientos se fueron convirtiendo en núcleos poblacionales. Llegados a la Edad Moderna y Contemporánea, ese trazado se convierte en nudo de comunicaciones y de progreso; carreteras y vías ferroviarias se manifiestan como imprescindibles para la consolidación del desarrollo de núcleos industriales en grandes y pequeñas ciudades.

Sucesivas crisis durante el siglo XX acabaron condenando los trenes -atendiendo más a criterios de rentabilidad que de servicio público- a favor de una mejora en las carreteras, que se dilató bastante en el tiempo hasta que la Nacional 630 tuvo a su hermana mayor en la autovía A-66. Durante años, los raíles y estaciones languidecieron, hasta que algunos tramos fueron convirtiéndose en vías verdes para deportistas y peregrinos, mientras otros continúan peleando por recuperar el tren.

Proceso de conversión en Vía Verde

Los terrenos por los que discurrían y discurren las vías pertenecen a ADIF, que los alquila a los ayuntamientos interesados en convertirlos en caminos naturales. La inversión en la transformación del antiguo trazado ferroviario en vía verde es un programa que financia el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

ADIF, como propietaria del hierro de los raíles se encarga de su achatarramiento y el Ministerio lo transforma en camino, con protecciones, señalización, iluminación y un firme de zahorra. Para que este proyecto sea concedido, los Ayuntamientos de los municipios por los que pasan las vías,  deben solicitar su conversión al Gobierno de España y comprometerse al mantenimiento del tramo que atraviesa su término municipal.

Actualmente ‘Vía Verde’ es una marca registrada desde 1994 por la Fundación de Ferrocarriles Españoles (FFE), cuyo uso está restringido a los itinerarios que discurren sobre antiguas infraestructuras ferroviarias.