Jueves, 6 de agosto de 2020
Ciudad Rodrigo al día

La nueva procesión de la Cofradía del Silencio tendrá lugar en la noche del Sábado Santo

De forma previa al recorrido por las calles, habrá un espectáculo audiovisual en el Claustro de la Catedral restringido a cofrades

La Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración/Cofradía del Silencio de Ciudad Rodrigo celebró a última hora de la tarde del sábado en la Iglesia de San Pedro (tras una misa en memoria de los cofrades difuntos) una Junta Extraordinaria para informar a todos los integrantes de la Cofradía sobre cómo será el nuevo desfile que llevarán a cabo durante la próxima Semana Santa, en el que procesionarán el Lignum Crucis (es decir, la reliquia de la Cruz de Cristo) que hay en la Catedral.

Según dio a conocer el antiguo presidente de la Cofradía, Antonio Aguilera -quién se está encargando de organizar el nuevo desfile tras pedírselo el actual presidente, Luis Alberto García-, la nueva procesión se desarrollará en la noche del Sábado Santo, a la conclusión de la Vigilia Pascual que habrá en la Catedral de Santa María (en 2019 tuvo lugar a las 21.00 horas). Aguilera explicó que se ha escogido el Sábado “porque es el día que más gente puede haber en Ciudad Rodrigo”.

La procesión comenzará en el Claustro de la Seo, a donde podrán acceder únicamente los que vayan a participar en el desfile, tanto de la Cofradía del Silencio como de cualquier otra Cofradía de la Semana Santa Mirobrigense. Para poder desfilar, habrá que llevar el hábito de la Cofradía correspondiente, zapato negro (o muy oscuro), y capucha del mismo color que el hábito (con la cara descubierta). En el caso de la Cofradía del Silencio, los cofrades podrán hacérselas a partir del patrón que colgarán en su web o comprarlo.

Según vayan llegando a la Seo, los cofrades recibirán de forma gratuita una cruz que habrá tocado el Lignum Crucis, y que llevarán en las manos entrelazadas. En el Claustro, los cofrades disfrutarán de un espectáculo de luz y sonido. Una vez concluya, abandonarán la Catedral por el Pórtico del Perdón para realizar un recorrido callejero, para el cual hay todavía varias opciones encima de la mesa. La procesión concluirá en la Catedral.

El Lignum Crucis será procesionado sobre unas nuevas andas que se están construyendo y que tienen un coste cercano a los 3.000€ (en la Junta Extraordinaria celebrada en agosto se aprobó el presupuesto para su elaboración). Las andas están destinadas a ser portadas por 12 personas, estando cubiertos ya todos los huecos, aunque todavía se puede apuntar algún cofrade más por si hay alguna ausencia de última hora o para dar relevos.

Además, también procesionará el incensario de la Cofradía del Silencio, y banderas, tanto de esta Cofradía como de otras. Según remarcó Antonio Aguilera, será una procesión de difuntos, con lo cual no habrá Bandas de Cornetas y Tambores, aunque sí habrá sonidos procedentes por ejemplo de campanas. Antonio Aguilera subrayó durante la Junta de la tarde sabatina que están poniendo “todo nuestro esfuerzo en que todo salga bien”.