Viernes, 18 de septiembre de 2020

CARTA A LOS REYES MAGOS 2020

Nos contaban hoy en Jaca que los Reyes Magos antes del siglo quince eran blancos y representaban: Melchor anciano, Gaspar maduro y Baltasar joven. Actualmente se supone que estamos más abiertos al mundo y representan valores de distintas culturas. Aunque algunos parece que no se han enterado.

Mago del griego “ magoi” significaba sabio, no brujo. Estos sabios de Oriente traen una epifanía, una manifestación de Dios.

Yo les pido más justicia para el mundo y más igualdad de oportunidades. Es bochornosa la representación política que se manifiesta en el parlamento español. Personajes acomodados, sobrevalorados y distantes de la mayoría del pueblo. Sin haber experimentado las dificultades de la mayoría de los ciudadanos. Son insolidarios desde todos los colores políticos.

Por otro lado las noticias internacionales narran la historia de un capitalismo imparable que acentúa las diferencias sociales entre Norte y Sur sin tener en cuenta la supervivencia del planeta.

No soy ni mucho menos pesimista y pido no acomodarme y seguir luchando por generar recursos con  los más excluidos  para trasformar granito a granito nuestros alrededores desde la educación de los apartados.

Para eso se necesitan equipos que no caigan en los errores de los partidos políticos. No se puede funcionar desde los egos de  personas acomodadas. No pueden primar los derechos de los trabajadores respecto a los que no tienen ni esa oportunidad. No pueden ser más importantes nuestras emociones que las de los desvalidos, abandonados y nuestras propias hijas. Los que gobernamos el mundo no somos los importantes.

No se encuentran pastores de ovejas y se disparan los pastores de mascotas. Todo vale pero la España vaciada tiene que tener una recuperación con sentido y verdaderamente con proyectos ecosociales.

Las ovejas al igual que las mascotas, los hijos y los ancianos necesitan cuidados también en vacaciones igual que los enfermos de un hospital. Nuestro tiempo libre no puede ser más importante que la vida de nuestros padres o nuestros hijos.

Lógicamente más que pedir debemos seguir luchando a tumba abierta con toda la sabiduría y magia posible para que nuestra vida sea más solidaria y compartida.

Se están prostituyendo muchas ideologías y en su nombre nos distanciamos con supremacías morales de youtubers.

Espero que este próximo año haya más compromiso y menos palabras. Hay que modificar nuestros hábitos de vida, no sólo por nuestra salud sino también por la del planeta. Bajo mi punto de vista renta más una hora de voluntariado real con una persona abandonada que cuatro de gimnasio o carrera personal. No somos dueños.