Viernes, 28 de febrero de 2020

Urueña, la villa del libro cierra las presentaciones de proyecto literario “Contamos la Navidad”

La presentación en Urueña sirvió para hacer un recorrido de este periplo iniciado como un homenaje al escritor Antonio Pereira, que antes de morir cedió uno de sus cuentos al proyecto que, año tras año fue sumando nombres y anécdotas hasta llegar a esta edición
Presentación del proyecto literario 'Contamos la Navidad'

La villa del libro castellano leonés sirvió para cerrar brillantemente la trayectoria undécima del proyecto literario “Contamos la Navidad” que tantas agotadoras alegrías ha dado en esta edición a sus principales responsables, los escritores José Ignacio García y David Acebes. Un proyecto cuyo máxima aspiración es fomentar la lectura y que no podía tener otro espacio que el centro e-LEA Miguel de Cervantes en la villa de Urueña, con su alcalde, Francisco Rodríguez, la diputada provincial Inmaculada Toledano y el director del propio centro, el escritor Luis Enrique Valdés Duarte, una representación institucional que dice mucho del apoyo a las iniciativas culturales y la implicación que todos esperamos para la difusión de la cultura.

Porque cultura con mayúsculas es un proyecto que, nacido de una iniciativa que aunaba lo publicitario y lo literario, porque buscar un regalo navideño que tuviera entidad y utilidad, se convirtió, año tras año, en la más importante manifestación de literatura navideña en España. Espacio en el que se une la obra de importantes escritores así como autores emergentes, no solo castellano leoneses, con las ilustraciones de artistas que, este año en concreto, han alcanzado una singular excelencia.

Un proyecto, que, sostenido por promotores privados, pequeños negocios familiares y administraciones, publica con un precio muy reducido un volumen de relatos que no solo sirve de regalo navideño, sino que se ha convertido en un espacio de encuentro pleno de magia y encanto que une a través del trabajo de José Ignacio García y David Acebes a un gran número de autores y artistas que representan fantásticamente esta tierra libresca que tiene su corazón de puro Delibes en la Villa del Libro donde termina su periplo de presentaciones. Presentaciones que recorren esa España interior no vacía, sino llena de vida, ansiosa de soluciones y sobre todo, absolutamente literaria.

La presentación en Urueña sirvió para hacer un recorrido de este periplo iniciado como un homenaje al escritor Antonio Pereira, que antes de morir cedió uno de sus cuentos al proyecto que, año tras año fue sumando nombres y anécdotas hasta llegar a esta edición, la número once que ha tenido una importancia muy particular por realizar su primera presentación en Salamanca y tener un colaborador privilegiado: Jerónimo Hernández de Castro, el televisivo concursante que aficionado a escribir microrrelatos, se sumó generosamente al proyecto y le dio un apoyo mediático al mismo que se sumó a los premios, los reconocimientos institucionales, el apoyo del público y el gesto magnífico del periódico “La Nueva Crónica de León” que recoge en sus páginas algunos de los relatos.

La presentación, toda una declaración de intenciones para fomentar la lectura y reconocer esa “combustión emocional y empatía afectiva” que se ha producido este año aún más acusada, no solo ha tenido un cierre institucional, un cierre que supone un recorrido en las palabras de David Acebes, un reconocimiento también de la labor de los ilustradores en la magnífica intervención de la pintora Rosana Largo, sino una voluntad de seguir sumando nombres y proyectos.

Para David Acebes y José Ignacio García, el número doce es “muy navideño” y a las doce uvas hay que sumarle las celebraciones por el aniversario de Miguel Delibes, a quien irá dedicado el número de “Contamos la Navidad” del 2020, un proyecto para el que hay que ponerse a trabajar inmediatamente, con esa labor callada que suma y agrega y que culmina con la publicación en León de este pequeño libro pleno de abrazos.

Y el abrazo, este año, ha tenido un soplo salmantino. En estos momentos en los que tan importante es unir, un proyecto literario sale de Valladolid para recorrer la región, sumar, estrechar lazos y aspirar al empeño común de propiciar la lectura. Y de eso sabemos mucho en una Salamanca letrada que no solo llenó su convocatoria, sino que se anima a conocer el proyecto y nos hace partícipes a Jero Hernández de Castro, a la ilustradora y fotógrafa Carmen Borrego y a mí, de la representación del libro.

Un libro para festejar no solo la navidad, sino el fomento de la lectura, la proyección de la región que unida también homenajea a sus autores y se recrea en ellos. Y todo, como debe ser, apoyado por las instituciones que deben confiar más en estos proyectos donde todos somos uno y donde lo importante, en palabras de José Ignacio García, es la humildad y la generosidad. Un espacio en el que cabemos todos y el abrazo a todos nos.abarca, y aún más, si es en este espacio común, dedicado a Delibes, donde, gracias a la Diputación de Valladolid, se lee, se escribe, se expone, se muestra y se recuerda el papel del libro. Un libro donde leernos constantemente.

Fotos: Carmen Borrego y Fernando Sánchez