Viernes, 24 de enero de 2020

Emprender es superarse cada día

La gente no nace siendo emprendedora, al contrario, se va desarrollando en la persona cierto gusto por la adrenalina, la sana ambición, proactividad y esfuerzo

El mes de diciembre ha estado marcado por más cenas y comidas de lo habitual, con amigos, compañeros de trabajo, familiares y de empresa. Entre ellas quiero destacar la comida con los directivos de El Corte Inglés, repitiendo como el año anterior, pero ésta me gustó más. Quizá el responsable fue Florentino que me empapó de la historia de El Corte Inglés, y es que hablar de gente emprendedora me encanta, soy un apasionado de leer libros de biografías, marcas, emprendimiento,… Para mí hay dos formas de ver la vida: la de las personas que deciden elegirla y seguir su filosofía de vida y sus metas, y la de quienes simplemente se dejan llevar por las circunstancias, marcadas muchas veces por sus sentimientos e instintos del momento.

¿Sabéis que la marca de “El Corte Inglés” nace en Salamanca de la mano de Fernando Centenera? Abre su primera sastrería en el número 24 de los soportales de la Plaza del Corrillo, un comercio dedicado a confecciones de lujo para caballero, ropa infantil y sastrería a medida, tienda que denomina ‘La Incompetible’. Pero en 1890 Fernando quiere volar más alto dando el salto a la capital de España, en la calle Preciados número 28 con 146 m2, abriendo así su segunda sastrería a la que le pone como nombre ‘El Corte Inglés’ por la excelente fama que tenía el corte de los trajes ingleses. Desde el primer minuto, adquirió prestigio y fama por su buen hacer y por su excelente ubicación que daba a tres calles. En 1935 es adquirida por Ramón Areces, incluyendo sus siete empleados, para fundar su imperio empresarial.

La gente no nace siendo emprendedora, al contrario, se va desarrollando en la persona cierto gusto por la adrenalina, la sana ambición, proactividad y esfuerzo. Por esa razón necesitamos hoy más que nunca que la sociedad facilite todos estos valores, la globalización está siendo más competitiva que nunca, los primeros en sufrir son los pequeños negocios de barrios, negocios que vemos cómo cada día van cerrando.

Emprendedor no significa simplemente ser autónomo, emprendedor es todo aquel que quiere superarse cada día, que aprende de las experiencias propias y de las ajenas, que se pone en valor constantemente por lo que aporta, no es aquel que se “coloca” como un cuadro en la pared y se echa a vivir. El otro día hablando con una amiga para quedar un día de estos, me comentaba que en unos días comenzaba sus vacaciones, ¡de un mes!. Entre risas le comentaba que ya lo decía Darwin, los que mejor se adaptan a las circunstancias son los que van a sobrevivir y los autónomos está claro que estamos llamados a desaparecer y es una pena, necesitamos más gente comprometida, que arriesgue y cree valor, en definitiva, gente que sume.

Lo que está claro es que todos nos enfrentamos a situaciones difíciles y todos los días tenemos que tomar decisiones, encontrar una manera de mejorar nuestras vidas y ser felices, todos los días tenemos que emprender, tener ilusión porque, como dice el spot de la marca esta Navidad, la ilusión lo puede todo, incluso hacernos creer, o al menos cantar, que todos somos elfos.