Sábado, 18 de enero de 2020
Alba de Tormes al día

Puntualizaciones históricas sobre los hermanos Flores Albarrán

Un artículo de Cipriano Carabías, escrito el 21 de octubre de 2019
Pedro Antonio Flores Albarrán y su esposa rodeado de sus ocho hijos

Con motivo del cumplimiento del primer siglo de  los hermanos,   Pedro Antonio y Francisco Eloy Flores Albarrán en la ida  de Navales a  Andujar, las informaciones y vínculos que tenía esta familia con los carmelitas que ha divulgado el religioso D. Manuel Diego Sánchez, sobre la influencia carmelitana para la toma de tal decisión; quiero puntualizar varias consideraciones que se deben conocer, o quizá tener en cuenta en la historia de Navales que ocurría  al final del s. XIX y  principio del sigo XX.

No pongo en duda, Dios me libre, de la religiosidad y fé  cristiana de esta familia, si eran o no, levíticos o creyentes del Antiguo Testamento; no puedo entrar en esas cuestiones y menos con los sentimientos de las personas. Tampoco tengo muy  claro los vínculos de esta familia hacia los carmelitas.

Quiero en primer lugar,  agradecer la mención que este religioso carmelitano me  hace en las referencias del libro “Navales”, del que soy el autor.

Igualmente quiero,  como no podía ser de otra forma  añadir más cuestiones de la historia  de este pequeño pueblo de la Tierra de Alba de Tormes, que se viene descubriendo poco a poco a medida que se está profundizando, que como en cada  historia van apareciendo piezas que de alguna forma “pueden” encajar en el puzzler.

Es evidente que dicha historia no termina, aunque sea un pueblo pequeño,   tiene su verdadera historia y en este camino, es posible que haya dado algún  paso y erróneo del que tengo que ser autocritico o pedir la corrección correspondiente. Tengo que manifestar D. Manuel Diego,  unas consideraciones o explicaciones y no sólo para Vd,  sino para todos/das  los nacientes en Navales y en general para que se conozca la historia de este pueblo que como objetivo, hasta que pueda y de forma altruista y sin ánimo de lucro me propuse.

Ni mucho menos voy a entrar en discusiones con el D. Manuel Diego, no es mi forma, al contrario,  ya que coincido con  la mayoría de sus argumentaciones.

Tengo que informarle,  que cuando descubro la historia del apellido “Flores”,  me llama la atención y busqué  hasta  donde me pareció había  enraizado dicho apellido en Navales y a partir de ahí, sigo la línea sucesoria hasta llegar a  la generación anterior a la que yo vivo, pero me sorprendió y me llamó la atención la marcha de estos cuatro hermanos Flores Albarrán, de Navales.

Retomando la historia de esta familia, algo tendría Antonio Flores Martín, siete años más joven que enamora a la viuda o se deja enamorar de (no se sabe) Francisca Delgado García, natural de Santiago La Puebla, que casó con uno de Tamames,  sin descendencia del que enviudó. En segundas nupcias con  Mateo Vicente de Navales,  falleciendo este el 21-11-1832, si bien tuvieron un hijo que falleció párvulo. Antonio, alto, adinerado, con 27 años metido en política, recibía en su domicilio de Navales el B.O.P, (es Diputado Provincial en 1848), contrae matrimonio con la mencionada y fruto de este, nacen: Juan Antonio, José Manuel y Justo Flores Delgado respectivamente; que ya de adolescentes les  denominaban los  tres “JJJ”, afamados en las ferias de Alba de Tormes, Piedrahita, Guijuelo, Peñaranda y Salamanca, por aquello de tener hacienda en toda la Tierra de Alba.

Refiriéndonos al primero,  Juan Antonio contrae matrimonio con Mercedes Albarrán González natural de Horcajo Medianero, fruto del matrimonio tiene a: Mª Candelas nacida en Horcajo, María Josefa, Luís Gonzalo, Mónica, Concepción (fallecida párvulo), Antonio María, Pedro Antonio y Francisco Eloy Flores Albarrán, todos estos nacidos en Navales.

Quiero cronológicamente hacer  referencia de estos hermanos. Es verdad que pregunté por Mª Candelas Flores  en el torno del Monasterio de las teresianas de Alba de Tomes dos veces:  una,  por el interés de tener  información de la vida  en clausura de una mujer nativa de Navales; la segunda, volví a insistir y me contestaron que no podían informarme al respecto, pero en esta ocasión les comenté  que había encontrado en la revista “Teresiana”,  que Navales en el III Centenario de La Santa,  en la romería del día 12 de junio de 1882 había entregado en ese Monasterio un “Estandarte” de seda, bordado por ellas mismas pagado por el  pueblo, contestándome con buenas palabras que lo buscarían. Al cabo de un tiempo, les mandé un correo, contestándome inmediatamente con resultado negativo. No entiendo a estas alturas, la  negativa a informar de los hechos más relevantes de hermana  Mª Candelas y aún habiendo sido Priora. Igualmente sigo sin entender la ocultación o el inconveniente de enseñar el estandarte; no creo que no hayan extraviado,  ¡con lo cuidadosas que son las monjas! y menos habiéndolo bordado ellas.

Lo mismo me sucedió con las carmelitas de Peñaranda, el administrador, con mucha educación, me desaconsejó la información que buscaba de dos religiosas  de Navales,  que una dejó su vida allí y la otra  pasó por allí y falleció en Valladolid.  Puedo entender  D. Manuel Diego, que esta joven,  Mª Candelas tuviera vocación carmelitana, ya que con poco más de doce años ingresó en el Monasterio de la Santa.

En cuánto a María Josefa Flores Albarrán, sabemos que casó con Aníbal Sánchez Martín, último charro vestido como tal en la Plaza Mayor de Salamanca;  ella, murió del primer parto. Aníbal, casó rápidamente con Guadalupe,  cuñada de la finada.

Siguiendo la línea femenina,  bien es cierto que en cuanto a  Mónica,  la tercera de la saga Flores Albarrán, no me he molestado en buscar nada; sí que encontré  a su  hermana María Concepción,  fallecida en Navales con tres años y cinco meses.

En cuanto a los varones, me llama la atención  varias cuestiones de las que sospecho y quiero poner en tela de juicio, si bien no me corresponde enjuiciar unas  u otras decisiones que tomaran los hermanos Flores Albarrán.

En primer lugar, es sospecho o raro que Luís Gonzalo, primer varón  dejara la labor y en buena posición económica familiar, se marchara al preparatorio de  Ávila  a los veintidós años y a los 26 (ingresara en la Orden Carmelitana en Desierto de  Las Palmas de Benicássin  (Castellón). Lógicamente este joven si tuviera vocación carmelitana, se hubiera ido de Navales con diez o doce años; es aquí cuando empieza el primer interrogante: ¿Porque se marchó a esa edad?, ¿responde esa decisión a las vocaciones tardías?; falleciendo el 23-7-1932 en Sevilla; iremos desgranando la dudosa piña de los cuatro hermanos.    

Antonio María, a los 18 años, se larga a los jesuitas de Loyola (Guipúzcoa), que también es un tanto sospechoso su vocación, y si estaba predestinado,  pregunto, ¿porque o se fue antes? Con todos mis respetos, este religioso de Navales ha dejado grandes huellas de humanismo, sacrificio, religiosidad, trabajo y  además de conseguir un milagro en la curación de Mercedes Terrero; es una pena que las autoridades tanto religiosas como civiles no le hayan tenido en cuenta al menos para la beatificación. En esta ocasión, tampoco veo vinculación con los carmelitas.

El hermano siguiente, Pedro Antonio, también ingresó en el noviciado de las carmelitas (sería mixto), de Condes de Carrión  (Palencia), ignoro la fecha de ingreso, pero sabemos positivamente que estuvo dos años escasos y volvió a Navales a congratularse con el arado, posteriormente se casó y tuvo 11 hijos. Realmente no veo la vinculación  de los Flores Albarán con la orden carmelitana.

Cabe preguntarse si a Luís Gonzalo se le hacía muy duro ser labrador y hacer frente a la presión social obrera que existía en Navales. No lo dudo, más adelante aclararemos esto. Es bien cierto que su hermano Antonio María deja el arado bastante antes,  dándose cuenta quizá antes que Luís Gonzalo de la situación que se avecinaba en el pueblo, ¡es posible!  ¿Por qué Pedro Antonio se va al Noviciado de Carrión de los Condes y luego vuelve?, podía tener vocación y vinculación carmelitana; lo sigo dudando.    

De Francisco Eloy, únicamente sabemos que fue soltero y que junto con Pedro Antonio, hizo frente a la situación agrícola hasta que se fueron a  Andújar.

¿Por qué se fueron, si eran en el primer cuarto de siglo XX los más fuertes  propietarios de Navales, junto con  Don. Pío Bermúdez de Figueroa y Don  Carlos Sánchez de La Fuente?  Hay varias razones:

UNA:

Prensa histórica Escrita.- “El Lábaro”: diario Independiente, año III. Núm 707, de 05/08/1899.-  En el Palacio Episcopal.  A las diez  y media de mañana comenzó la reunión a que había invitado el Excmo. Ilmo. Sr. Obispo de la diócesis, con el propósito de cambiar impresiones en cuanto se relaciona con los puntos del cuestionario del Congreso Católico de Burgos, referente a los males de la agricultura y sus remedios.

Asistieron a la celebrada  hoy los señores: D. Fernando Tabernero, D. Juan Sánchez del Campo, D. Juan García (Tejares), D. Antonio García Maceira, D. Antonio Escudero de (Alba de Tormes), D. Prudencio Escribano de (Aldeatejada), D. Juan Manuel Sánchez Hernández de (Carreros), D. Juan Antonio Flores de (Navales), D. Andrés Sánchez Rodríguez de (Pedrosillo de Los Aires),  D. Juan Mirat, M. I, Sr. Pedro Repila, M. I Sr. Francisco Jarrín y Moro, D. Joaquín Redondo párroco de la Catedral, D. Juan Antonio Albarran párroco de Ssnti-spíritus  y D. Francisco González Bautista.

La Voz de la Agricultura  (continuación),

Informe, de D. Juan Antonio Flores, labrador de Navales. Causas de la decadencia  de las clases agrícolas.- Los gravámenes extraordinarios por exceso de contribuciones y subida de las rentas.

En Navales se paga al Tesoro el 21 por 100, sobre riqueza imponible, el 10 por 100 de recargo transitorio, el 16 por 100 sobre las cuotas para el Tesoro por recargos providenciales y municipales, y además del impuesto de consumos, bastante considerable, es necesario recargarle el 100 por 100 par cubrir el presupuesto municipal. Hace falta una ley agraria,  basada en la equidad para que el colono no sea despedido sin causa justa,  pues con la actual inseguridad de colonización no se labra ni se bonifica como se debiera.

“El Adelanto” de estas fechas siguientes: Estos dos señores acaudalados domiciliados en Peñaranda desde principio de s. XX (1904), viajaban a su finca de Navales (las mejores casas) y viceversa en época estival: 06/06/1907; 30/06/1908; 18/08/1911; 10/10/1912 y 08/07/1916, recogían sus rentas “sanjuaniegas” y regresaban de nuevo a Peñaranda.  Ahora veremos.

Siendo Alcalde  Pedro Antonio Flores Albarrán, ese mismo año 1916, expropian las fincas afectadas del primer tramo de carretera de Alba a Piedrahita,  cogiéndoles  un buen trozo de Revilla la Baja que habían comprado los “Flores” a los frailes Jerónimos, en la desamortización de Mendizábal.  Vaya tomando nota D. Manuel Diego.

“El Adelanto”: Desde Navales. El día 11 la tranquilidad de este vecindario se vio sorprendida por la alegre diana con que los criados y segadores del acaudalado terrateniente de este pueblo, don Pío Bermúdez, le obsequiaron con motivo de celebrar su santo. A las diez de la mañana se celebró, a expensas de dicho Señor y distinguida familia, solemne función religiosa, misa cantada y procesión, por el teniente párroco don Rafael Sánchez. En la tarde, en las eras del señor Bermúdez, después de opípara merienda-cena que dio a toda la servidumbre, se hizo baile con los instrumentos del país; al toque de cubre fuego se dio por terminada la fiesta campestre; el baile continuó en su casa de dichos señores, que colmaron con sus atenciones a todos sus numerosos amigos que en dicho día los acompañaron. Al día siguiente, la fachada de la casa del señor Bermúdez, había sido objeto de la barbarie de los jóvenes de este pueblo, que después de la ronda dejaron señales de su incultura, bien manifiestas con semejantes actos, que dicen muy poco a favor de un pueblo. No es el primer caso, pero las autoridades no se dan por enteradas; ¿les convendrá esta conducta? La recolección, muy adelantada; la cosecha corta, y no va más- El corresponsal.

Tomado de El Adelanto, día 18 de julio de 1916. Siendo Alcalde  Pedro Antonio Flores Albarrán.

Para terminar con el compromiso con Navales este señor Pío Bermúdez de Figueroa al año siguiente, veamos:

“El Adelanto”: diario político de Salamanca. Año XXXIII. Núm. 10.149, de fecha 02/07/1917.- DESDE ALBA DE TORMES: Solemne fiesta en Navales. En el inmediato pueblo de Navales, se celebró días pasados solemne fiesta religiosa con motivo de la inauguración del Sagrado Corazón de Jesús, preciosa imagen ha sido modelada en Barcelona y regalada a la  de aquel pueblo por los acaudalados propietarios y fervientes católicos, D. Pío Bermúdez Figueroa y su esposa doña Emilia Martín, vecinos de Peñaranda, cuyos señores han regalado también con la imagen las correspondientes andas y un bonito y hermoso altar.

La fiesta comenzó a las diez de la mañana a la que tuve el gusto de asistir por haber sido atentamente invitado por mis buenos amigos los  Sres, de Bermúdez

El aspecto que ofrecía la iglesia de Navales el domingo último era brillante, tanto el altar mayor como el regalado por dichos señores se hallaban elegantemente adornados con flores naturales y gran profusión de luces admirablemente colocadas, que demostraban el exquisito y delicado gusto de los señores y sus bellas hijas Paquita y María Luisa.

Ofició la misa el digno párroco de Navales Don  Rafael Sánchez, por el de Ájeme, D. Francisco Javier Bustamante de Zaballos y por el presbítero de Peñaranda, D. Ramón García Nieto, el cual pronunció un elocuente sermón de forma admirable, cantó las alabanzas del Sagrado Corazón de Jesús. El pueblo entero y las Autoridades asistieron a la misma, dando con mayor brillantez a la fiesta celebrada.

Terminada la misa, los invitados nos trasloamos a la casa de los Sres. Bermúdez donde se nos invitó un espléndido almuerzo, sentándose a la mesa además de los señores sacerdotes antes dichos el virtuoso párroco de Pedraza, Don Ramón de La Mano, de Peñaranda la distinguida Sra. Dª Julia G. de Liaño de Castillo, Dª Teresa Gutiérrez de Rodríguez y su bella hija la Srta. Julia Rodríguez y de Alba Dª Adela Castro Rodríguez.

Por la tarde, triduo y a continuación procesión con la imagen del Sagrado Corazón, que recorrió las principales calles del pueblo y a la que asistió el pueblo en masa, cantando el himno al Sagrado Corazón de Jesús.

No cabe duda  que es una forma de quedar bien con el pueblo, y los “Flores Albarrán”, son muy inteligentes y toman nota;  pero los problemas sociales, la necesidad de trabajar y el hambre en la clase obrera  era acuciante. Tres y dos son cinco y es muy sencillo de entender, había tres jornales en general, la siega, la sementera y a silbar, si bien ellos tenían dos criados fijos; mientras tanto la demografía subía como la espuma, esto ya es un indicio importante de lo que pasaba en Navales.

DOS: Se van de Navales en septiembre de 1919, porque el hermano Luís Gonzalo en Sevilla, era un religioso carmelita muy influyente, con  autoridades tanto religiosas como civiles tales como: el Cardenal Marcelo Spínola,  el Marqués de Mondéjar en Madrid, gente del señorío andalusí, (la madre del jugador) etc. y además,  vio la oportunidad de negocio para sus hermanos a la vez que se quitaban del medio el problema de Navales. Evidentemente como Uds., bien dice son vínculos carmelitanos, yo diría, oportunidad y necesidad, no económica sino social, la prueba está que se llevaron a “Capa Parda” a sus dos empleados fijos, Deogracias Pascual Asensio y José María Vicente Fraile, que a los dos meses, volverían al pueblo, bien por el desarraigo familiar o cambio de forma de trabajo (estos eran buenos labradores), con escasa formación de ganado extensivo o  bravo, o vaya Vd., a saber.

TRES: Como andaría la cuestión en Navales, que nada más marcharse ellos  queda vacante la alcaldía que ocupaba  Pedro Antonio, que inmediatamente accede  Toribio Hernández de ideas izquierdistas, que es destituido en 1925 con el Golpe de  Miguel Primo de Rivera  que cesa la G. Civil por imposición a tal Toribio, y nombran a un conservador el más pudiente en ese momento en Navales, Manuel González Rodríguez.

CUATRO: En 1930, había dado otro empujón a la Reforma Agraria el Dr. Filiberto Villalobos, que tanto se necesitaba en La tierra de Alba y en la Nación en general, en demanda y como no podía ser menos en Navales; reivindicando en dicha reforma el  acceso a la propiedad de la tierra para trabajarla. Prueba de ello que en el 33, se compró Velillas al Vizconde de Gracigrande por el procedimiento de aportación personal, finca esta que absorbió esa mano de obra de Navales y, pagaron  muy cara 250.000 pesetas, que entonces era mucho dinero, si bien  sirviendo de ejemplo  para otros casos similares. El movimiento social  de Navales de aquella época y la compra de Velillas  D. Manuel Diego, costó  “dos” muertos que dejaron en la cuneta en el término de Peñarandilla, en cuyo Cementerio desordenado están enterrados. Fíjese Uds, que  la injusta G. Civil empezó 18-07-1936 y el 23/08/36, sucedió eso. Además volvieron a los cuatro o cinco días en busca de otro, que escondido les estaba esperando con su escopeta de caza, y el Alcalde  Sr. Segundo Flores Boyero, ricachón,  (primo de los Flores Albarrán), se impuso y se volvieron para Salamanca de vacío; hubo más muertos claro está pera ya en el frente y de ambos bandos;  esto nos da idea,  la información que tenían  y de lo que sucedía en Navales.

No crea  Uds, que al marchase los “Flores Albarrán” se acabó el problema, ni muchos menos, ya que los compradores de la casi totalidad de las propiedades, Sandalio y Fernando González Gómez  respectivamente tuvieron muchos problemas durante la República: valga como ejemplo la información verbal de un viviente que tiene aún la cabeza bien amueblada: “cuando les exigían  al patrono labrador dejar el carro cargado en las tierras,  cuando se cumplía la jornada de ocho horas”;  o salirles al camino y en las eras,  tres obreros con herramientas punzantes peligrosísimas amenazándoles por quitarles algún jornal.

Quiero  igualmente Sr. Manuel Diego Martín, ampliarle más información de lo que estaba pasando en el sector de la Agricultura a nivel Nacional a principio del s. XX, y es evidente que afectara a Navales y la Tierra de Alba; apunte este de Andrés Alonso Polo, el diario El Ideal Gallego, trascrito por José Labajos Alonso, natural de Pedrosillo de Alba (Carmelita), exclaustrado que quizá Uds., conozca.

Andrés Alonso Polo, nacido en Pedrosillo de Alba, el 10 de abril de 1876, religioso  sacerdote; a los 26 años era Profesor de Calatrava de Latín, Griego y Hebreo., escritor y poeta.  Ganó la canonjía de Toledo y  posteriormente se presentó a la de Santiago de Compostela y derrotó a todos sus adversarios; falleció a los 48 años. Reposan sus restos mortales  en la Catedral del Apóstol Santiago.

En su obra “Escritos Periodísticos”,  titula un artículo  ¿Ministros de España o de Cataluña? Hace  referencia a la política agraria  y sus Ministros  catalanes de entonces,  Gambo y Ventosa. Y así escribe Edmundo de Madrid: Asunto es este, que no necesita comentario. Por sí mismo pone de relieve la desacertada   y funesta labor de los ministros catalanes que, aferrados a su política de preferencias, no vacilan en aprobar disposiciones, que, como la que   hoy nos ocupa, a más  ser gravosa para la nación, no han de producir el resultado que en apariencia se proponían.

Y del Adelanto de Salamanca:

Es verdad Sr. Cambó ¿Cómo Castilla no ha de sentir una hostilidad sorda y profunda, cuando se predican ideales de fraternos regionalismos, cuando se proclama la hermandad, espiritual y sentimental, de las regiones españolas?

¿Cómo no ha de guardar un íntimo escozor para las provincias, que fría y cruelmente, falsificando y encubriendo daños en sus cosechas, se llaman a participación  de un crédito destinado a atenuar la aflictiva situación de los labradores arruinados por las tormentas?

¿Cómo no hemos  sentir separación radical entre los pueblos, que, en vez de tener sus brazos, cuando la desgracia se ceba en uno, apuntan sus dientes ara agrandar la amargura del infortunio?....

Ah! No Duele Sr. Cambó, que guardamos esta hazaña reveladora de que no hay regiones de privilegio, que cuando sus cosechas sin perder no se  venden, consiguen anticipos de 60 millones de pesetas….

Sabemos apreciar el marrullerismo  político que mutilo las legítimas  esperanzas de consuel9 para estos campos desolados por una pedrea tan cruel como la glacial ambición de otros pueblos, pomposamente nominados hermanos  en raza y comunidad política…

Y firma en seudónimo Apolo Serdán, El Ideal Gallego, 18 de septiembre de 1918.

Por otra parte el pueblo, está muy agradecido de los Flores Albarrán, ya que cuando hacía falta algo para la parroquia de S. Silvestre y el P. Antonio María se enteraba, les daba un toque a los de “Cabeza Parada” y lo ponían. No iban a ser menos que Don Pío Bermúdez.

Al marcharse regalaron  a la parroquia varios cuadros,”Los Pasos de  Salvación”, creyendo serían réplicas; el caso es que fueron pastos de la llamas del incendio de la iglesia el 2-8-1941, donde se calcinaron varias imágenes, entre otras la “Inmaculada Concepción”, que era la iconografía patronal junto con S. Silvestre que también se quemó. Para la reparación, ampliación de la iglesia y reposición de imágenes, en ese año los” Florees Albarrán”, pusieron 20.000 pesetas, que era dinero en aquella época y trajeron la imagen de Ntra. Sra. de Navales.

La historia sigue, si bien con estas páginas D. Manuel Diego y demás personas allegadas a Navales, espero hayamos aumentado la información de este pequeño, humilde y querido pueblo.