Viernes, 14 de agosto de 2020

El aventurero

Es la persona que se gana la vida o trata de triunfar usando medios ilícitos o poco adecuados.

El Presidente en funciones, pone a la misma altura a todos los que nos sentimos españoles con delincuentes-sediciosos enemigos de España, antisistema, etarras, bildus… para formar un gobierno ANTI-CONSTITUCIONAL. Mientras España se desangra, los barones socialistas están calladitos, de vez en cuando sueltan alguna perla y vuelven al silencio, no vaya ser que se queden si paja en el pesebre. Sabemos que lo único que interesa a Pedro es sentarse en la poltrona, es un Yonqui del poder, así lo definió hace unos meses mi admirado Ignacio Camacho, yo creo D. Ignacio que podemos llamarle con total certeza, narcisista, deseoso de aparentar lo que nunca ha sido, ni será.

El narciso es tan peligroso como si a un niño de damos una moto de gran cilindrada y le ponemos a correr el Formula Uno. Alguna vez le han llamado inmoral, por trasgredir los valores. Reconozcamos que Sanchez carece de valores, de manera consciente y sistemática "utiliza la mentira a modo de verdad” Siente desprecio  hacia su SM, al pueblo y esto a sabiendas del valor de la palabra prometida. Miente en favor de su crecimiento personal.  

Algunos de sus votantes se habrá preguntado ¿que pasará por la cabeza del Presidente en Funciones, si lee todo lo que los españoles opinamos sobre él? Quizá no lea o no sepa comprender el mensaje o lo que es peor, le asesore, el asesorador para que no comprenda, y pase por encima de personas y leyes. El titulo a la colaboración “El aventurero” creo más acertado filibustero.

EL AVENTURERO

 Esta historia está sucediendo en una gran nación, vieja, pero supo ser sabia en momentos duros. Sus habitantes viven descorazonados, confían que llegue sin saber como “la salvación”, y se vean libres del ogro que  les desconcierta. Un individuo soñador, ególatra, narcisista, mentiroso, que un día decide emprender la gran aventura de su vida, ser Presidente. Los  mas bregados en política le aconsejaron que no Pedrillo, que no estás preparado, que una cosa es predicar y otra dar trigo, que desde fuera se ven las cosas muy diferentes a como son en la realidad.

 Su narciso intrínseco  y su consejero personal  no le dejaron ver más y se embarco en la chalupa.  

A las pocas horas de comenzar su andadura sintió sed, se acercó a una fuente, pero la fuente le quedaba muy alta, muy alta.  Decide acercarse a un personaje -que antes le resultaba de lo peor, incluso le quitaba el sueño solo de pensar en él- pero la sed apremiaba y se fundió en un abrazo; le dijo: todo lo mio es tuyo si me ayudas a beber. El otro que era soberbio, le mira con  ojos de media luna y dice:

—Bueno Pedro, para que bebas necesito de ti… algunos favores.

—Los tendrás, te doy todo lo que pidas,  de lo dicho ya no queda nada, anda ven abrázame y sacia mi sed.

Cayó la noche, hacía frío, las alimañas acechaban. Vio una casa  que daba al norte y al este, decidió acercarse a pedir cobijo—Les ofreceré regalos con tal de seguir la aventura.  Pasaré la noche calentito y continuaré mi camino hacia el poder … Llamó y…

—¿Tú?¿Qué haces, bicho con piernas?

Eran  grandes amigos del que se ayudó a beber

 —Ya ves, se hizo la oscuridad y necesito que me ayudesis, me lo ha hablado de vosotros nuestro común amigo “el vaqueros”. ¿Podrías dejarme pasar aquí la noche?

De repente, a aquel hombre tan desagradable se le ocurrió una idea malvada.

—Pasa, pasa. Te traeré algo para que repongas fuerzas y de paso nos ayudes en nuestro Proceso.

Y Pedrín, volvió a decir que sí a todo.

Aquel hombrón gordo y bizco, se deslizó por detrás de una puerta, y apareció con un bote de cristal. Y entre promesas y peticiones, cuando se dio cuenta estaba dentro del bote, o no había apoyo.

— ¿Sácame de aquí, no puedo darte todo esto o el pueblo se me echa encima?

-¡Ja ja ja! -se rió el niño gordo y el del peluquín de carnaval

—Eres  nuestro trofeo. Mis gentes van a alucinar contigo. Hemos llamado a la maga y dijo que hiciéramos contigo lo que quisiéramos, que no iba dejar el cargo y atender tus nimiedades y caprichitos, que podíamos convertirte en nuestro duendecillo.

—Respeto, os  exijo, yo soy  un Presidente en Funciones y ella es... mi mandadaaaa.

 Era su momento furioso, rápidamente recapacitó:   Te ruego le digan que me disculpe, ella es mi apoyo, mi experta, mi dama de sonrisa angelical.

Pero al aventurero no le sirvió de nada intentar razonar con quien no tiene cerebro, otros lo habían intentado y habían fracasado... Son ogros que necesitan comer y comer a todas horas y todos los días, jamás se ven hartos. Pedir, exigir y volver a pedir es su alimento.

 El socio cerró el bote y se fue a dormir. Y en eso andan en que si unos salen de los barrotes, que si otros queda sin ir a prisión caso que crucen los Pirineos. Un lío difícil de comprender y de consecuencias poco halagüeñas.