Miércoles, 1 de abril de 2020
Las Arribes al día

La Asociación Peña Gaviota alerta de la destrucción de nidos de avispón europeo por error con la asiática

La especie autóctona es un gran depredador de la invasora, colaborando en que está última aún no haya colonizado las Arribes tras su aparición en Galicia

Avispa asiática y avispón europeo, este último con el abdomen mucho más amarillo

La Asociación Peña Gaviota, con sede en Villavieja de Yeltes, apuesta por la depredación natural para el control de especies invasoras y otras autóctonas que debido a las modificaciones de sus hábitats naturales y condiciones medioambientales, sus poblaciones han experimentado explosiones demográficas hasta el punto de haberse convertido en plaga.

Desde este colectivo se pretende concienciar a la población del papel fundamental que juegan algunas de estas especies autóctonas para mantener el equilibrio natural, por ello promueven su expansión mediante distintas acciones, también de sensibilización de la población para que cuide de ellas.

Asimismo, alertan de la destrucción de nidos de avispón europeo (Vaspa Cabro) por error tras ser confundido con la avispa asiática (Vespa velutina), especie de la que aún no se tiene constancia en la zona de Arribes. Según esta asociación, “la avispa asiática ha colonizado Galicia, pero su avance se ha detenido en Sanabria. Parece ser que en las zonas en las que se mantiene el bosque autóctono existen enemigos más fuertes que ella”.

Uno de sus principales enemigos es el avispón europeo, que “causa estragos en sus poblaciones, no tolera la presencia de la avispa asiática, es más robusto incluso que esta y las ataca sin tregua. Se han destruido muchos nidos pensando que eran de la asiática. Gran error  en la lucha contra el invasor”, señalan.

Otro de los enemigos más temibles de la avispa asiática es el arrendajo, también conocido como gayo, ave muy común en la zona de Arribes, de plumaje azul en sus alas, y que forma pequeñas poblaciones desplazándose en busca de alimento, frutas e insectos. “Es el luchador más duro y efectivo” contra la avispa asiática, a la que considera una golosina.

Sobre el control de la avispa asiática, desde Preña Gaviota lamentan la escasez de ejemplares de halcón avejero (Pernis Apivorus), que “también la disfruta como alimento, pero su efecto es testimonial al haber muy pocos individuos”.

Control de especies autóctonas

En el apartado de control de especies autóctonas, desde Peña Gaviota destacan el papel de algunas aves para el control de insectos, tal es el caso de la golondrina, que consume 850 moscas al día; el vencejo, que se nutre con 55 kilos de insectos al año; el avión común, que come una media de 530 insectos al día; los murciélagos, que elimina entre 1.000 y 3.000 mosquitos en una sola noche y entre 100 y 200 polillas.

También, destacan el papel de la lechuza para el control de topillos (1.825 al año) y del escarabajo de las encinas (Cerambyx welensii); y el milano, auténtico depredador de langostas, como es el caso de la cigüeña, aunque esta última especie, debido a su explosión demográfica de los últimos años, debido a los vertederos y su posterior desaparición, está ocasionado cierto desequilibrio poniendo en riesgo a otras especies de mayor importancia ecológica, como es el caso de ratoneros y águilas culebreras, que compiten con las cigüeñas por alimento.           

  • La cigüeña compite con otras especies que sí están en peligro de extinción como águilas culebreras y otras pequeñas rapaces / CORRAL
  • Arrendajo o comúnmente más conocido como gayo, considera a la avispa asiática una golosina