Domingo, 19 de enero de 2020
Ciudad Rodrigo al día

El caudal del Águeda se dispara durante la madrugada a más de 400 m3/s generando numerosos problemas

(DATOS ACTUALIZADOS HASTA LAS 4.00 HORAS) El fortísimo chaparrón de la noche del jueves provocó por ejemplo la inundación del Barrio de la Rana

Imagen del Barrio de la Rana poco antes de medianoche | Fotos Pablo Plaza

Si a las 20.00 horas de la tarde del jueves el caudal del Águeda se había multiplicado por 100 en apenas 3 días respecto a lo que venía registrando todo el otoño, durante las siguientes horas la situación se ha agravado muchísimo, ya que el caudal ha registrado otro alarmante crecimiento.

En concreto, se ha pasado de los 191 metros cúbicos por segundo a las 20.00 horas de la tarde del jueves hasta los 423,90m3/s a las 02.50 horas de la madrugada del jueves al viernes, es decir, más del doble en poco más de cuatro horas. De hecho, la Confederación Hidrográfica del Duero activó el nivel de alerta en el Águeda a su paso por Ciudad Rodrigo a las 23.50 horas, cuando el caudal era de 317,60 metros cúbicos por segundo. Según el último dato disponible a la hora de publicarse esta información, que data de las 3.20 horas, el caudal había bajado ligerísimamente, hasta los 418m3/s.

Según los datos históricos, ésta podría ser la segunda mayor crecida del Águeda esta década, solo por detrás de la registrada en abril de 2014, cuando llegó a rozar los 800 metros cúbicos por segundo (cuando la presa de Irueña estaba en fase de pruebas). La crecida que todavía está en marcha en estos momentos supera a la que hubo por ejemplo en mayo de 2016, cuando el nivel máximo fue de 294,6m3/s; o a la de marzo de 2018, cuando se alcanzaron los 326,65m3/s.

Peor ha llegado a ser incluso la situación en las últimas horas en Zamarra y Robleda, que antes de la medianoche ya estaban directamente en situación de alarma según la CHD. En el primero de los municipios, el pico más alto de caudal se registró a medianoche, cuando alcanzó los 318,52m3/s, mientras que en Robleda llegó a ser aproximadamente a la 1 de la mañana de 426,60m3/s. En la última consulta efectuada (a las 3.30 horas) el caudal en ambas localidades había bajado, a 248,53 y 336,38m3/s, respectivamente.

 

Esa agua se nota por supuesto en el pantano del Águeda, que a las 3.13 horas –último dato disponible- seguía superando (llevaba así ya un buen rato) su capacidad estimada de 22 hectómetros, alcanzando los 22,67, lo que equivale a un 103,1% de su capacidad, siempre según los datos de la Confederación Hidrográfica del Duero. Mientras, en la presa de Irueña, al contar con más capacidad, el aumento en las últimas horas, pese a ser también muy notorio, no ha sido tan ‘grave’, estando a las 3.00 horas –último dato disponible- al 65,6% de su capacidad (a las 20.00 horas estaba al 53,94%).

Este brutal aumento del caudal en las últimas horas tiene su razón de ser en todo el agua caída durante la tarde-noche del jueves, cayendo con especial virulencia durante un buen rato pasadas las 22.00 horas, situación que se volvió a repetir varias horas después, pasadas las 2.30 horas de la madrugada, complicando a numerosos mirobrigenses y comarcanos el conciliar el sueño por los problemas que se pueden generar.

De hecho, uno de los que podemos confirmar a la hora de publicar esta información, a las 4.00 horas (además de la propia crecida del río que ha anegado por completo parte de su entorno en la zona de La Pesquera, como los parkings), es la inundación sufrida antes de la medianoche por los vecinos del Barrio de la Rana, que vieron cómo se creaba una balsa de agua en todo el barrio.

Hasta el lugar acudieron varias dotaciones de los Bomberos, así como efectivos de la Policía Local, para, por ejemplo, retirar las tapas de las alcantarillas para facilitar la evacuación de agua. Por cierto, que vecinos del lugar han mostrado su indignación por el hecho de que “después de tantos años” se vuelva a “repetir la historia en el mismo barrio: sigue sin estar preparado para los temporales”.