Jueves, 9 de abril de 2020
Las Arribes al día

Excelente acogida de la exposición pictórica de José Manuel Guarido en El Trastero de Vitigudino

Un total de 11 obras, de ellas nueve óleos y dos grabados a plumilla, componen esta muestra con paisajes y motivos de las Arribes, y estampas marinas
José Manuel guardio expone sus cuadros en El Trastero de Vitigudino hasta el 6 de enero / CORRAL

Este domingo tenía lugar en la Cafetería El Trastero de Vitigudino la inauguración de la exposición de óleos y grabados a plumilla de José Manuel Guarido Mateos, muestra de 11 obras que recibía una extraordinaria acogida por parte del público.

En sus obras predominan los paisajes de las Arribes y otros lugares de la comarca de Vitigudino, también los motivos marinos y aquellos en los que el cromatismo se sobrepone a luz en el lienzo, una muestra fruto de su pasión por el arte de la pintura desde su adolescencia en Melilla, lugar de nacimiento y en el que el mar dejó huella en su memoria.

Sus motivos preferidos, por tanto, son los paisajes marinos que tanto anhelo en su juventud universitaria y que apaciguaron las aguas del Tormes en la capital salmantina, hasta finalizar la carrera de Medicina, e incluso en tierras alavesas, donde ejerció sus dos primeros años como médico antes de llegar a Vilvestre como médico rural en 1983, municipio en el que ejerció esta profesión durante 20 años, 15 más después en Vitigudino y donde alcanzó la jubilación el año pasado.  

Su obra es totalmente autodidacta, confiesa, fruto de la observación de los grandes artistas y alguna que otra lectura de libros sobre distintas técnicas. Pero ha sido la llegada de la jubilación lo que le ha permitido desarrollarse y abstraerse con la pintura por completo del resto del mundo. “Antes me relajaba del trabajo, ahora siento la pintura como una necesidad, si no pinto parece que me falta algo”, añade. Tanto es así que confiesa que en el año y medio de jubilación disfrutada ha pintado unos 10 cuadros, los mismos que en una década antes a este momento. “Antes me tiraba con un cuadro un año porque el trabajo me ocupaba todo el tiempo libre, ahora es la pintura, entre otras cosas”, la que le ocupa, asegura.

El público que asista a esta exposición podrá observar dos grabados a plumilla, la plaza del Corrillo vista bajo sus portales anexos a la Plaza Mayor y la iglesia de Encinasola de los Comendadores. En óleo cabe destacar una ‘Ventana abierta al mundo’, motivos marinos como una barca varada en una playa o varios barcos amarrados en el puerto de Melilla; el puente de la carretera de Iruelos, una puente en este mismo pueblo, un patio cordobés, un grupo de agricultores indígenas de un país sudamericano y un paisaje de las Arribes en primavera.

La muestra estará abierta al público en El Trastero hasta el 6 de enero.