Domingo, 12 de julio de 2020

El discurrir y el discurso de las vías pecuarias - 15

Las vías pecuarias como soporte para biodiversidad de especies de flora y fauna

En los espacios agrícolas extensivos, donde apenas quedan restos de vegetación natural, una adecuada gestión que favorezca la conservación del pasto en las cañadas puede hacer que éstas tengan una clara repercusión en la conservación de especies. Sus suelos profundos, ribazos y zonas pedregosas sirven de refugio a micromamíferos, mustélidos, reptiles y diversos grupos de invertebrados. Las aves de medios esteparios encuentran también lugares adecuados para anidar entre los herbazales y el matorral de las cañadas. Su interés se refiere tanto a especies con áreas vitales pequeñas (anfibios, reptiles, micromamíferos), como a otras  con áreas vitales mayores (aves, mamíferos) pero que utilizan los hábitats de la cañada para actividades concretas, en momentos esenciales de sus ciclos o en determinadas épocas del año.

Hay que recordar que su superficie es en pocas ocasiones uniforme y con frecuencia presenta el añadido de áreas temporalmente encharcadas o balsas permanentes construidas o acondicionadas para abrevadero, que favorecen las poblaciones de anfibios. Por su carácter aislado, estas poblaciones poseen gran interés ecológico y biogeográfico.

 

 

 

 

 

 

 

En el caso de las aves, y en particular las de medios esteparios, la cañada no sólo tiene interés como hábitat para nidificación, sino que juega un papel también notable en su alimentación como área trófica. La existencia de vegetación natural, con el valor añadido que representa el ganado y sus excrementos, unido al hecho de que los pastos de las vías pecuarias no han sido en general tratados con insecticidas, son razones que explican el que las cañadas mantengan una fauna variada de insectos y otros invertebrados que, como complemento de una dieta mayoritariamente granívora, resultan esenciales para esas aves en época de cría.

Para las poblaciones más frágiles de plantas y animales, en particular para la fauna edáfica, una característica relevante de las cañadas, o buena parte de las mismas, es el no haber estado nunca sometidas a abonado químico ni tratadas con sustancias biocidas. Representan así un tipo de situación (naturaleza nunca contaminada) cada vez más infrecuente en los países de nuestro entorno y, por lo tanto, de interés creciente en los estudios naturalísticos  referentes a los espacios agrícolas más afectados por dichas prácticas.