¿El ferrocarril salmantino ejemplo para combatir la crisis climática?

Hace algún tiempo hablé de ferrocarril motivado por un informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, donde se apostaba por la liberalización-privatización de este servicio público. Como ya hemos podido comprobar a conciencia liberalizar, y no sólo en España, es sinónimo de perder calidad, derrochar, precarizar y encarecer un servicio público obviando los intereses de la ciudadanía.

Quizás el mejor exponente sea la electricidad, cuyo “mercado” era un oligopolio con una empresa privada y otra pública. La liberalización lo mantiene, pero con la empresa pública privatizada en manos de otra empresa pública extranjera. Una demostración de patriotismo típico de las “élites” españolas (“casta” dirían otros). Eso sí, los precios de la electricidad en el “libre mercado” son los más altos alcanzados nunca, a pesar de los aparentes esfuerzos que dicen hacer para bajarlos.

Por cierto, ¿se han dado cuenta cómo el trasporte de viajeros, y otros servicios esenciales, está cada vez más en manos extranjeras?. No importa, alarma más la supuesta “invasión” de inmigrantes que la realidad de que cada vez más decisiones estratégicas para nuestra vida se toman fuera de España o la Unión Europea.

Imagen del Observatorio del Transporte y la Logística en España, informe anual 2018 (marzo 2019) del Ministerio de Fomento.

El “avance” de privatización ferroviaria, la actual gestión de un servicio público pagado por impuestos, parece imitar a la electricidad. Los más de 45.000 millones de euros públicos invertidos, en Alta Velocidad, no sirven para que la provincia salmantina y otras tengan un servicio acorde al siglo XXI. El viaje de Lisboa a Madrid de la adolescente activista climática Greta Thunberg ha recordado al mundo la brecha sin electrificar desde Fuentes de Oñoro hasta Salamanca. Los incidentes en trenes con Madrid o Valladolid son frecuentes, retrasos, junto a “maltratos” como no premiar a quienes utilizan con frecuencia el medio de transporte más sostenible.

Copiar las malas políticas del avión para la Alta Velocidad no atraerá de verdad viajeros. Aparte de invertir en mejorar TODA la infraestructura, se debe primar al ferrocarril con políticas que fidelicen usuarios frente a otros medios más contaminantes. El modelo Renfe parece derrochar esfuerzo para perder viajeros, afortunadamente lo atenúa la responsabilidad de mucha gente.

Con demasiada frecuencia asistimos a conflictos laborales consecuencia de esa política privatizadora, incluso el dinero público sirve para precarizar y destruir empleo. La mal llamada crisis económica, más similar a una bestial reconversión, se llevó por delante empleo que la “bonanza económica” no recupera, salvo la precariedad. Una plantilla de trabajadores adecuada, con medios suficientes y correctamente remunerados tiene mucho que ver con la calidad del servicio.

Imagen del Observatorio del Transporte y la Logística en España, informe anual 2018 (marzo 2019) del Ministerio de Fomento.

Tras la inanición ferroviaria de Mariano Rajoy el actual gobierno, precario como el país, dice no tener capacidad para actuar. Quizás por eso han redactado un borrador de “Plan Español Integrado de Energía y Clima 2021-2030” obviando al ferrocarril. Pero han traído una Cumbre Climática en poco más de un mes, y al menos revitaliza el debate sobre sostenibilidad desaparecido en el debate político. Acompañada de afirmaciones cada vez más rotundas sobre problemas si no cambiamos nuestro trato al planeta.

Y eso incluye al modelo económico, el capitalismo “autorregulado” descerebrado de los neoliberales sorprendentemente triunfantes lleva al desastre de contaminación y cambio climático. Y las infraestructuras para el transporte que generan contribuyen a ello. Está muy bien criticar a Trump por su negacionismo climático suicida. Pero no estaría de más que Pedro Sánchez, en funciones, actuara, como mejorar la fiabilidad de TODO el sistema ferroviario, incluido el salmantino. ¿Es este uno de los grandes pactos de Estado de la derecha española?, pues ya están tardando en ponerse de acuerdo (a ser posible sin loas a los atascos de coches).