Lunes, 20 de enero de 2020

El auge de la identidad artística de la Sierra de Francia

El Bordado Serrano y la Loa buscan convertirse en Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO
Plaza de La Alberca, en la Sierra de Francia. Foto de Manuel Lamas

La Sierra de Francia está repleta de tesoros, tanto materiales como culturales. Las expresiones artísticas que se pueden disfrutar son cada vez más numerosas, y cada año crecen en relevancia y repercusión. 

No son pocos los nombres propios que resuenan en la Sierra, como el de Florencio Maíllo, que sigue trabajando incansable en su proyecto ‘Retrata2’ en Mogarraz. Además de tender puentes artísticos con Portugal, con colaboraciones con el Simposio de Arte Contemporáneo de Guarda. 

Otro nombre digno de mención es el de Rosa Gómez, antropóloga visual que dedica gran parte de su trabajo a recoger instantáneas de los ritos y costumbres serranas. Su última exposición, ‘Miradas con Alma’, tiene tanto de artístico como de documental, acercándose tanto a los eventos como a las personas.

Si bien no es nada tradicional, también queda en el recuerdo el paso del festival ‘Lost Theory’ por Sotoserrano durante varias ediciones en los últimos años. Un evento internacional que dejó fama, polémica y variadas opiniones por doquier.

No podía faltar la literatura, tanto prosa como ficción, que ha ido aumentando en los últimos años. Destacan José Luis Puerto, con su último libro ‘Romances y cantares narrativos de tradición oral en la Sierra de Francia’, que supone una titánica labor de investigación. O el libro presentado por Francisco Aguadero, exalcalde de Santibáñez de la Sierra, ‘Puntada con hilo’. Un libro de relatos prologado por Gabriel Calvo y que fue presentado este mismo verano.

La Loa busca reconocmiento de la UNESCO

Si una de esas expresiones artísticas está teniendo repercusión, es sin duda La Loa, que no solo se representa en La Alberca, sino también en otras localidades como Sotoserrano. Tal es así que se aprobó por unanimidad en el pleno de la Diputación de Salamanca la moción presentada por el grupo socialista, en la que se pedía que la UNESCO tenga en cuenta estas representaciones como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. 

Mismo objetivo que persigue el Bordado Serrano, esa peculiar y genuina forma de artesanía que ha visto como este mismo año se presentaba su Manual de Salvaguarda, mediante el que se pretende conservar los secretos que antes solo se trasladaban de generación en generación. 

El teatro, más vivo que nunca

Mención aparte merece el teatro que en la Sierra de Francia cuenta con grandes aficionados, tanto dentro como fuera del escenario. Aquí destaca Sequeros, que cada año ofrece una nutrida programación de funciones teatrales y celebra su festival Tiriquiteros, por el que pasan formaciones de prestigio nacional. 

La Alberca ha vivido un año teatral digno del recuerdo ya que el teatro de la localidad ha cumplido nada menos que cien años de historia. Ayuntamiento y Cateja Teatro organizaron diversas actividades conmemorativas entre las que destacó un encuentro de intérpretes locales que han ido pasando por el escenario albercano en los últimos 40 años.