Domingo, 8 de diciembre de 2019

El peligro medioambiental de las macrogranjas ganaderas

La ganadería es la causante de casi el 15 % de los gases responsables del efecto invernadero y produce gran cantidad amoniaco
Charla sobre este tema de Ecologistas en Acción en San Pedro de Rozados

Este lunes la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Salamanca, dependiente de la Junta de Castilla y León, ha dado luz verde a la instalación de tres nuevas macrogranjas en nuestra provincia, en los municipios de Puertas (El Groo), Machacón y Santiago de la Puebla. Con estas tres nuevas autorizaciones ya son diez las concedidas este año, lo que confirma el fuerte crecimiento del sector de la ganadería industrial en Salamanca.

Desde Ecologistas en Acción nos oponemos a este tipo de proyectos por razones de carácter general y particulares del territorio. Esta semana comienza la Cumbre Climática en Madrid, estando en todas las agendas de las naciones el tema del cambio climático. Pues bien, se estima que el sector ganadero es el causante del 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el planeta, más que lo que producen todos los coches, barcos, aviones y trenes juntos.

En España el sector de la ganadería industrial es el causante del 92% del amoniaco que se produce en nuestro país. Mientras que en el resto de Europa se está disminuyendo la emisión de este gas contaminante en España hemos incrementado la producción de amoniaco por efecto del desarrollo desdesmesurado del sector del porcino intensivo, que nos ha llevado a ocupar el tercer puesto en producción de carne de cerdo tras China y EEUU.

En el caso de Castilla y León el Procurador del Común ha emitido una resolución recomendando una moratoria en la concesión de nuevas autorizaciones para la instalación de granjas industriales de cerdos en nuestra Comunidad en las denominadas zonas vulnerables, tanto en las ya vigentes como las que recoge el proyecto de decreto elaborado por la Junta y pendiente de aprobación desde hace seis años. Zonas vulnerables son las que están contaminados sus acuíferos por unos niveles de nitratos que hacen esas aguas no aptas para el consumo. Esos nitratos proceden de la agricultura y de la ganadería, siendo los purines de los cerdos el principal agente contaminador de esas aguas.

La Junta de Castilla y León hace dejación de sus funciones al no actualizar las zonas vulnerables y con esa actitud está permitiendo la proliferación de industrias contaminantes en nuestroterritorio.Es de entender que unas naves de cerdos en intensivo contaminan mucho más que una fábrica de quesos o de galletas, pero la Administración Regional permite que en suelo rústico se pueden construir las naves de marranos sin necesidad de autorizar un uso excepcional de ese suelo.

La ganadería industrial conlleva malos olores y contaminación de las aguas, suelos y aire por las deyecciones de los animales. La gestión de los purines se ha convertido en un serio problema medioambiental en muchas zonas de España porlo que las empresas ganaderas están buscando nuevas tierras donde asentar sus explotaciones y la baja densidad de población de nuestra provincia alienta la proliferación de las macrogranjas.

Habrá quien nos acuse de alarmismo y de intentar evitar el desarrollo económico de Salamanca, pero en Ecologistas en Acción se nos ocurren multitud de proyectos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente sin perjudicar a la exigua población que habita en nuestros pueblos.

José Ramón Barrueco Sánchez, responsable del área de Ganadería Industrial de Ecologistas en Acción Salamanca