Sábado, 14 de diciembre de 2019

Cellisca 

Buenos días señor Manuel. ¿No se quejará por la falta de lluvia? Pues no cesa el mal tiempo, y siguen los días crudos y la veo a usted como baldado, tirando mucho moquillo, tosiendo y con la garganta como cogida…

La verdad es, que el tiempo está crudo y hay que abrigarse. Yo recordaré siempre aquellos  tiempos de la pelliza que abrigaba a tope. Te das cuenta Anselmo que en nuestros tiempos ¡ya han pasado años! en los pueblos había algún “entendido” que vaticinaba el tiempo con precisión asombrosa, lo  hacían ¡pásmate!... fijándose en; “los vientos menguantes, nubes, con las fechas del santoral, las cabañuelas agostizas y el vuelo de las aves migratorias”.

Ya lo creo. Y el señor Genaro de aquí del pueblo, siempre apostillaba, sin quitarse el palillo de su boca: “Y no olvidéis que todo esto está vinculado a las-CELLISCAS-… que nosotros ignorábamos lo que era, pero debía de ser algo importante”.

Llegados hasta aquí, quiero hacer un alto en “nuestro camino del agua” pues quiero contarle, señor Manuel, que he recibido noticias,  que me han alegrado mucho de un buen amigo-actor, director y gran persona. Que con el nombre ya célebre de-PELAYO-actúa todas las tardes en Antena3-AMAR ES PARA SIEMPRE-. Su personaje me recuerda mucho a usted y a –Genaro-, de quien hablábamos antes. José Antonio SAYAGUES, nombre y apellido real, estuvo aquí en la –Parcela-, hace un tiempo en la presentación de uno de mis libros. FUE UN HONOR.

A propósito de esto de agua, voy a contarle algo señor Manuel, que seguro le dejará sorprendido a usted que es hombre de campo. Pues leí hace unos días qué: “El clima cambia y la humanidad busca formas de adaptarse.  Y lo hace inventando una máquina que ¡fabrica lluvia! Nada más, ni nada menos”. Agregan que “los fenómenos-Metereológicos Extremos-, como sequías, tormentas y olas de calor, son cada vez más frecuentes. Y este experimento asegura el acceso a agua potable y plantea un reto para las próximas décadas”.

¿Y cómo lo van hacer?

¡Sembrando las nubes!

¡Me ca… en la leche! ¿Eso es posible?

Parece ser que para los chinos ¡Sí! El gigante asiático última los detalles de un faraónico proyecto, que incluye la siembra de nubes en la Meseta Tibetana, donde padecen carencia de agua.

Nunca llueve a gusto de todos”…

Efectivamente señor Manuel, ha estado usted fino. Ya que –AEMET-dice: “Durante los tres últimos meses se han registrado en nuestro país, picos de temperatura y lluvia torrenciales sin precedentes. En Francia, Alemania y Holanda también se han superado marcas históricas”.

A nuestros años, pensábamos que poco nos quedaba ya antes del final; por ver, oír y aguantar… pero veo que siempre nos llevaremos más de una sorpresa.

Sí, señor Manuel. Y después del -10 N-, ¡Más de una y gorda!

Y volviendo a la lluvia tan imprevisible siempre; tengo que decirle que me produjo gran impresión las imágenes de la inundación de –Venecia-. La bella ciudad italiana. Donde: “El 80% de ella, está bajo el agua, tratándose de una devastación apocalíptica”. ¡Venecia-, está de rodillas! Algo terrible señor Manuel.

Y cambiando de tema. Tengo que hacerle un reproche; ya que fue usted el que me “obligó” la semana pasada a que contase alguna anécdota de las muchas surgidas a lo largo y ancho de contar –historias humanas y alguna divina-, en un periplo de mí vida apasionante, y no me ha dado aún su opinión al respecto.

Pensaba el hacerlo, pero con… ¡tanta agua caída! No me ha dado tiempo. Si te diré: “Me admiran y asombran esas historias tuyas que surgieron seguro, al calor de la lumbre, a la sombra de la encina, de la acacia, del viejo molino, al amanecer o al caer la tarde, a tú manera, siempre cargadas de sentimiento, de recuerdos, frutos de vivencias después compartidas”. Y todo ello; en encuentros y reencuentros entre personas, personajes, ambientes y paisajes…

¡Se ha “pasao” usted, señor Manuel en sus apreciaciones, pero se lo agradezco!

De nada. Apostillando más en el tema, tengo que resaltarte admirado, que…  vaya prenda Dionisio Blázquez “El Fune” el personaje de la semana pasada; que se inventó su propia –esquela funeraria-.

Ya lo creo… Cuando despedimos aquella-entrevista-larga y entrañable me espetó sin ningún miramiento: “Nada Anselmo, que yo sigo; date cuenta que cuando me muera será por “segunda vez”, y que los pésames me los dieron en vida. Modestamente te diré, por si te vale, que soy un tío; CHICO PERO COJO….

¿Sabe usted señor Manuel? Que-CELLISCA- es: “Temporal de agua y nieve muy menuda, impelida con fuerza por el viento”. Y que cuando se hiela es muy jo… y que por ello; traía a mal traer al bueno de Genaro, aquí en el pueblo”.

Apure el vermú. Y  que tengamos un poco más de “cuerda” para continuar teniendo estos encuentros mañaneros, a pleno sol en verano y a refugio del cierzo en el otoño e invierno… dejándonos llevar por la imaginación, disfrutando de nuevas primaveras, siempre a la buena de Dios y compartiendo, pan vino, vermú y todo aquello en lo que creemos, vivimos y sentimos; con nuestros amigos. Así sea. PUES ESO.