Domingo, 8 de diciembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

El homenaje a José Pinto culmina una mañana de Feria con buen ambiente pese a la lluvia

El alcalde Marcos Iglesias anunció que propondrá a la Corporación bautizar con el nombre de José Pinto a la nave municipal de ferias

La caída periódica de agua con diferentes grados de intensidad marcó en la mañana del sábado las primeras horas de celebración en el recinto ferial del Polígono de Los Chabarcones de Ciudad Rodrigo de la Feria de San Andrés 2019, la última de las ferias ganaderas que se desarrollan cada año en ciudad.

Este año, la Feria ha experimentado un incremento de ganado, pasando de 70 a 90 cabezas, y del número de ganaderos, de 22 a 29, según destacó el alcalde Marcos Iglesias durante la habitual visita institucional de la mañana sabatina, a la que también asistieron Ramón Sastre, Laura Vicente, Víctor Gómez, José Manuel Jerez, Jorge Labajo, Carmen Lorenzo, Joaquín Pellicer y Soraya Mangas.

Por su parte, Ramón Sastre resaltó que este año ha acudido “ganado de más calidad”, volviendo a explicar como ya hizo en la presentación de la Feria que el objetivo del Ayuntamiento es que se pueda hacer una subasta de ganado, porque “es importante para el ganadero que viene de fuera”. Para Marcos Iglesias, se trata de una feria “atractiva” en la comarca, la provincia e incluso en Castilla y León, remarcando que el Ayuntamiento tiene un “compromiso total con las ferias ganaderas porque somos conscientes de que la agricultura y la ganadería sostienen en gran parte la actividad económica de la comarca”.

En materia ganadera, el bloque matinal tuvo como eje la celebración del VII Concurso-Exposición de Charolés de Castilla y León, que se desarrolló en el exterior de la nave de ferias, a donde se fueron sacando los animales de esta raza para ser evaluados y determinar cuáles eran los mejores. Respecto a esa nave, todo apunta a que habrá una novedad próximamente: su cambio de nombre, ya que según anunció Marcos Iglesias, va a proponer a la Corporación que lleve el nombre del fallecido ganadero José Pinto.

Ese anuncio tuvo lugar en el transcurso del homenaje que se le rindió por parte del Ayuntamiento y los ganaderos a última hora de la mañana sabatina, aprovechando que José Pinto era precisamente ganadero de charolés puro. El homenaje consistió en la entrega de una placa de recuerdo a una de sus hermanas, Olga, quién dio las gracias a todos los presentes en el acto.

En esos momentos, muchos ya estaban degustando la carne con morucha por gentileza de Cobadu que se estaba repartiendo en la barra de bar de la Feria, que estuvo muy concurrida durante toda la mañana, aprovechando muchos para buscar refugio de la lluvia en la carpa que había situada justo al lado (pese a la lluvia, la Feria registró un volumen aceptable de público).

Los que también se refugiaron del agua con carpas fueron los artesanos congregados en el exterior, que fueron menos de los previstos ya que varios se dieron de baja a última hora por esas condiciones meteorológicas (estaba previsto que acudieran 15 y se ha contado con 11). Por el contrario, sí se mojaron los juegos tradicionales desplegados por la calle por el grupo Tokajogar de Guarda (Portugal). La animación de la Feria se completó con la intervención del Grupo Jogo do Pau.

Ver más imágenes: