Viernes, 6 de diciembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Tensa comisión taurina por el deseo del PP de implantar una bueyada infantil y recuperar la Corte de Honor

En torno a la bueyada, se ha solicitado un informe jurídico, mientras que la oposición rechaza por completo la vuelta de la Corte de Honor

Última Corte de Honor "clásica" que tuvo el Carnaval del Toro en el año 2013 | Foto Adrián Martín

La calma y tranquilidad que traía la madrugadora preparación del Carnaval del Toro 2020 saltó por los aires en la jornada del miércoles, con una acalorada sesión de la Comisión del Ayuntamiento encargada de prepararlo, en la que el Equipo de Gobierno del Partido Popular expuso varios temas encontrándose con importantes recelos (sino totales) de la oposición.

Estos recelos aparecieron incluso a la hora de aprobar los astados que intervendrán en varios de los espectáculos taurinos, concretamente, los protagonistas del encierro del Sábado y de la capea nocturna del Viernes, que pertenecerán a Adelaida Rodríguez, tras votar a favor de ello el PP y abstenerse los tres grupos de la oposición (PSOE, Ciudadanos e Izquierda Unida-Ciudad Rodrigo en Común).

La cuestión en torno a este tema es, según explicó el presidente de la Comisión, Ramón Sastre, que la Comisión había visto 5 toros de esa ganadería para participar en el Carnaval, pero “el ganadero ha vendido 2”. El PP propuso quedarse al menos con los otros 3 para el encierro del Sábado pero la oposición ha considerado esa venta “una faena que no tiene lógica”, de ahí que no estuviesen de acuerdo en continuar con esta ganadería. En palabras del portavoz de Ciudadanos, “una vez que han vendido los 2 mejores sin tener en cuenta al Ayuntamiento, entendemos que no podemos apoyar la compra de los restantes”.

En declaraciones a los medios de comunicación, el presidente de la Comisión quiso recalcar que los toros “nunca estuvieron comprados”, de ahí que el ganadero ‘pudiera’ venderlos, achacando en todo caso la situación a una “falta de comunicación” entre el ganadero y el responsable de la finca donde pastan los animales. Por este ‘feo’ de la ganadería, la oposición también se abstuvo a la hora de escoger otros 2 toros de Adelaida Rodríguez para la capea nocturna del Viernes (que saldrán junto a los otros 3 al encierro del Sábado).

Sí que se aprobó por unanimidad la compra de 4 utreros de Garcigrande para el Festival del Sábado; 4 erales de Los Talayos para la novillada de los finalistas del Bolsín en la tarde del Domingo; 4 novillos de Esteban Isidro para la novillada con picadores del Lunes; y 3 toros y 1 eral de Paco Galache para el Festival del Martes.

Asimismo, en la Comisión de la mañana del miércoles se aprobó contar de nuevo como pastores con Ángel Santos y su equipo, en este caso por un precio de 3.500€ más IVA, 1.000€ menos que en el Carnaval 2019, ya que en la edición 2020 no harán exhibición de recortes en la tarde del Lunes en la Plaza Mayor.

 

La bueyada infantil

Precisamente, para esa jornada del Lunes estaba prevista una novedad que de momento está en el aire: una bueyada infantil que tendría lugar por la mañana antes del encierro urbano. Tras adelantar la noticia El Norte de Castilla en las últimas horas, la Asociación Cultural Carnavaldeltoro.es difundió en sus redes sociales, coincidiendo con el momento de celebración de la Comisión, la información de cómo sería el evento, dando por hecho su realización, e incluso adjuntando un cartel del mismo.

En concreto, exponen que ha sido una idea de la Asociación que ha sido recogida por el Ayuntamiento, que ejercería como organizador y ellos de colaboradores. Incluso apuntan que se contaría con los minibueyes de la empresa Campos Taurinos, “empresa líder y con una dilatada experiencia en la realización de este tipo de eventos en la zona de Castilla-La Mancha y Madrid”. Sin embargo, cómo decíamos, la realización del mismo está por confirmar, porque “la oposición ha pedido un informe jurídico” sobre su viabilidad, según explicó a los medios de comunicación el concejal encargado, Víctor Gómez.

La cuestión es, por resumirlo en pocas palabras, que en Castilla y León están prohibidos los encierros infantiles. Aunque al evento se le haya puesto el nombre de bueyada infantil, no dejan de ser animales corriendo detrás de menores de edad dentro de un recorrido, de ahí que la oposición tenga dudas (y los técnicos municipales también lo manifestaron en la Comisión una vez conocido el tema) sobre si la Junta de Castilla y León lo puede considerar como un encierro o no.

El primero en plantear la necesidad de un informe jurídico fue el concejal de IU Domingo Benito, quién más allá de la propia legalidad, quiere se determinen “las condiciones” en las que se realizaría: “no discuto que se pueda hacer” (eso lo determinará la propia legislación), “pero habrá que saber cómo”. En este sentido, apuntó que “me parece un poco raro” que no haya ningún límite de edad y que los niños puedan estar sin supervisión de los padres, como explica que le contestó durante la Comisión Víctor Gómez.

Asimismo, Domingo Benito asegura estar “sorprendido” porque Víctor Gómez le dijese a un funcionario en la Comisión “lo que tiene que poner en el informe”. Durante el debate de este asunto, también se expresaron desde Ciudadanos dudas sobre la posibilidad de que haya maltrato a los animales al haber adultos involucrados, recordando que fue una de las causas por las que se suprimió el encierro infantil como tal que hubo en su día.

La Corte de Honor

Lo que ocurra finalmente con esa bueyada dependerá de lo que diga el informe. Lo que sí parece que tendrá seguro el Carnaval del Toro 2020 (ya que el PP tiene mayoría absoluta para aprobarlo) es Corte de Honor, pese al frontal rechazo de PSOE, Ciudadanos e IU-CR en Común, lo que dio pie a un acalorado intercambio de opiniones en la Comisión. 

Hay que recordar que la última vez que el Carnaval contó con Corte de Honor ‘clásica’ (asistiendo a todos los pregones, etc.) fue en 2013, funcionando posteriormente una ‘Corte de Honor Charra’ en 2014 y 2015, únicamente a modo de acompañamiento del pregonero mayor. Desde el 2016, con el nuevo Equipo de Gobierno, la figura desapareció por completo.

Según explicó a los medios de comunicación Paola Martín, “ha habido personas que me han preguntado y se han ofrecido” (de hecho las integrantes de la Corte de Honor ya tienen nombre y apellidos, aunque no se conozcan), por lo que han aceptado que haya: “si ahora hay demanda, si hay gente que lo pida, ¿por qué vamos a tener que quitarlo?”, defendiendo que “vemos que es una tradición, vemos que es bonito y nos gustaría que siguiera esa tradición, igual que la Plaza es rectangular, etc.”.

Sin embargo, como decimos, la oposición se ha mostrado en contra de la idea. Según expresó en primer lugar en la Comisión Domingo Benito, secundando posteriormente sus planteamientos PSOE y Ciudadanos, “las personas no ambientan lugares y no decoran espacios, las personas realizan actividades”, remarcando que es “lo mismo” que viene manifestando “desde hace 8 años”, que “no es razonable”. Precisamente, viendo esa trayectoria, “lo que me sorprende es la sorpresa” del Equipo de Gobierno ante su postura.

Aunque también mencionó en declaraciones a los medios la cuestión del género (“un Ayuntamiento que tiene un Plan de Igualdad no puede tener mujeres haciendo funciones decorativas, aunque ellas quieran”), Domingo Benito mostró su rechazo a que pueda haber una Corte de Honor también masculina o de otras edades.

Desde su punto de vista, en vez de esas chicas escogidas, podrían ser otras “y no pasaría nada, lo que significa que son decorativas”, en contraste por ejemplo con lo que ocurre con el pregonero mayor, que sí tiene unos méritos determinados para ser designado para ese puesto. El concejal de IU concluye que “decorar no es una forma normal de participar en el Carnaval”.

En declaraciones a los medios, Paola Martín quiso remarcar que ella formó parte en su día de la Corte de Honor “y no me he sentido un objeto”. Dirigiéndose a Domingo Benito a través de los medios, le pide que “no diga que no queremos la igualdad; yo he sido de la Corte de Honor, y no me he visto como un jarrón, no lo vemos así”; insistiendo en que aunque la oposición diga “que queremos a la mujer como un jarrón, están confundidos”. Paola Martín concluye que “estamos en el siglo XXI, pero también es bonito que queden recuerdos”.