Viernes, 6 de diciembre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

El Seminario festeja sus 250 años de vida inaugurando su nueva imagen interior

Se ha completado la restauración del segundo de los claustros, y se ha incorporado un busto del fundador, Cayetano Cuadrillero y Mota

Este martes 26 de noviembre se están cumpliendo exactamente 250 años de la apertura del primer curso académico del Seminario Diocesano de Ciudad Rodrigo, que lleva el nombre de San Cayetano en honor de su fundador, Cayetano Cuadrillero y Mota. Con este motivo, el Seminario está viviendo este martes, tanto dentro como fuera del centro, un “día de fiesta en agradecimiento a Dios por todas las cosas que ha dado a esta tierra”, según expresó el rector, Anselmo Matilla.

Como ya recogemos en otra información, a primera hora de la mañana alumnos, formadores y el rector se desplazaron a la rotonda situada junto al Centro de Salud y Especialidades, que desde este martes luce el nombre de la institución (‘Rotonda Seminario San Cayetano’). Sin tiempo que perder, regresaron al centro para celebrar a mediodía en la Capilla Mayor una eucaristía que fue presidida por el administrador apostólico de la Diócesis Civitatense, Jesús García Burillo. Concluida la misa, se procedió a inaugurar la nueva imagen interior del Seminario.

Por un lado, se ha completado la reforma de los dos claustros de la zona de entrada principal. Tras haberse reformado el primero en 2017, en los últimos meses se ha procedido a renovar el segundo, todo ello en el marco del convenio de colaboración para la restauración de templos diocesanos que tienen la Diputación de Salamanca y la Diócesis de Ciudad Rodrigo. En total, la restauración ha costado 163.500€, sufragados a partes iguales por las dos entidades mencionadas, como recordó en el acto el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, quién apunto que el edificio tenía “graves problemas estructurales”.

 

Por otro lado, también se inauguró un nuevo busto en piedra de Salamanca del fundador del Seminario, Cayetano Cuadrillero y Mota. Este busto, que ha sido situado en uno de los claustros, es una donación de Lex Nova Asesoría Jurídica, quién se encarga de los asuntos jurídicos del Seminario desde los años 90. Según expresó uno de los miembros de la Asesoría, Honorato Vaz, con este busto quieren “recordar el pasado y que sea esperanza de futuro para la Diócesis, para la Iglesia de Ciudad Rodrigo, para Salamanca y para Castilla y León”.

Precisamente, de cara a ese futuro, Jesús García Burillo apuntó que celebraciones como la de este martes “nos dan un impulso, un chute de energía, de alegría, de esperanza”, añadiendo que “lo importante no es lo que ha pasado, es lo que está por venir, entendiendo que el Seminario “tiene que ser una gran fuerza de vitalidad para la Iglesia de Ciudad Rodrigo y para la sociedad”, porque “la sociedad y la iglesia de Ciudad Rodrigo han crecido conjuntamente, y en la historia de este pueblo no se entiende una cosa sin la otra”.

En la misma línea también se manifestó el alcalde Marcos Iglesias: “la ciudad y la Diócesis han ido siempre de la mano”, destacando que el Seminario “ha contribuido muchísimo al pasado de la ciudad y seguramente a su futuro”. Por último, Javier Iglesias, quiso remarcar que estos 250 años que “no se cumplen todos los días”, han estado “al servicio de los fieles de Ciudad Rodrigo y comarca, al servicio de la Diócesis”.