Sábado, 8 de agosto de 2020

Lovato, ahora te toca a ti

Con la opinión de César García completamos la crónica del Salamanca UDS 1 Alavés B 0, que deja a los charros séptimos,  a 4 puntos de la promoción de ascenso y a 8 de los puestos de descenso

Amaro y Ubis celebrando el gol que supone 3 puntos más para el Salamanca UDS. Foto de Lydia González

Emoción, barro, lucha, suerte, entrega y victoria. Los jugadores del Salamanca hablaron en el campo y ahora el propietario es el que tiene la palabra, para acabar con la inestabilidad del club que, a esta hora, sigue sin entrenador. Estos son mis apuntes del Salamanca UDS 1 – Alavés B 0, que mantiene a los charros en una situación cómoda en la tabla clasificatoria, a 4 puntos de la promoción de ascenso y a 8 de los puestos de descenso.

Con el santo de cara

Sin negar el trabajo de los blanquinegros, hay que reconocer que este fue uno de esos días en los que todo sale bien: el rival falla sus ocasiones, te pitan un penalti, lo metes y aguantas el resultado para irte contento. Y es que el Alavés B, en el primer tiempo, tuvo tres llegadas claras que no supo culminar, mientras que el Salamanca, justo antes del descanso, aprovechó un penalti sobre Ubis para lograr el único gol del partido.

En la segunda mitad, los charros guardaron la viña, supieron sufrir e incluso tuvieron alguna opción de marcar. Final feliz para un domingo en el que la lluvia y la entrega de los locales borraron las decepciones de los aficionados, debido a la cantidad de despropósitos acumulados por el club en torno a la figura del entrenador, desde el verano hasta ahora.

Un clamor popular

La hinchada del Salamanca UDS está harta de la inestabilidad de un club que construye un proyecto en torno a un técnico cuya titulación no es válida para la segunda B, que ficha a un sustituto para echarlo a los tres días, que tira del entrenador del filial para salvar la situación y también lo larga (al menos del banquillo del primer equipo) por “las malas sensaciones” y que vuelve a pagar multas a la RFEF por competir sin entrenador varios partidos.

¡Hasta aquí hemos llegado, señor Lovato! Tome las riendas y elija uno de los candidatos que manejan sus asesores para que lo bueno que hemos visto del equipo, a pesar de las citadas circunstancias, pueda multiplicarse. Y no se empeñe en mantener a unos u otros empleados de confianza, ya que en el club hacen falta más manos y seguro que los podrá colocar en otros puestos. Y es que esas imposiciones de parte del cuerpo técnico parece que son el principal problema para que venga un entrenador serio y profesional.

Sin hacer ruido

En fin, esperemos que a partir de este lunes se abra una nueva etapa que vuelva a ilusionar a los seguidores blanquinegros, que ven a su equipo en una situación cómoda, lejos, hasta el momento, de los apuros padecidos el año pasado.

Y en mitad de todo esto, una plantilla que, salvo contadas excepciones, se esfuerza por mejorar y rendir sobre el campo. Un ejemplo de ello es un jugador que está mostrando un excelente nivel. No llama la atención, pero resuelve con eficacia los problemas que llegan a su zona, una de las más delicadas del equipo, ya que hablo del defensa central Borja López, un lujo y un seguro en la zaga que, una vez más, demostró sus cualidades en el Helmántico. Una pena que no vaya a estar en Haro el próximo fin de semana por sanción, lo mismo que One y Cristian.

Los aciertos de la ID

A pesar de las críticas al área de la Inteligencia Deportiva, por el rendimiento de jugadores como Calderón o Mella, también hay que reconocer su acierto en otros fichajes como el citado Borja, Gio o el último en llegar, Sergio Molina, que deja detalles de gran calidad, al tiempo que aporta constantemente al colectivo con intervenciones atinadas e inteligentes.

Por eso, yo soy optimista respecto al mercado de invierno, seguro que la agenda de Aarón Sánchez y Octavio Mora está repleta de opciones interesantes para mejorar la plantilla actual. La cuestión es: ¿Lovato dará luz verde a las bajas de los que no están aportando lo esperado, sea cual sea su nacionalidad? Otra pelota más en el tejado del dueño.

César García Hernández / Fotos de Lydia González