Martes, 10 de diciembre de 2019

Ganas de creer

Como no quiero que el vértigo de los acontecimientos me eche a perder el artículo antes de mandarlo, léanse en modo reflexión de fondo incluso las referencias a la actualidad.

Para el hombre-masa, la vida siempre debe ser sencilla y abundante; no reconoce la naturaleza trágica de la existencia. Todo está permitido, pues no hay restricciones. El esfuerzo espiritual es innecesario. El hombre-masa es autoindulgente y se comporta como un niño malcriado. Escuchar, evaluar críticamente sus propias opiniones o actuar con consideración hacia los otros no es necesario. Todo esto refuerza su sentido de poder.

Para combatir esta era: Consideraciones urgentes sobre el fascismo y el humanismo, Rob Riemen

 

Veo demasiada gente dispuesta a creer en mentiras flagrantes.

Lo vi hace poco más de un año aquí y es algo que no cesa, en todas partes la plaga se extiende.

En unos sitios esa plaga se viste de progre, en otros de reaccionaria; en todos coincide en mentir en cada caso con lo que la mayoría detectada desea oír. Está bien, a veces no son mentiras propiamente dichas sino “verdades incompletas”, como aquellas de Mayra en el Un, dos tres: “no miento… aunque puedo no decir toda la verdad”.

Da igual que no sea cierto; lo importante para las mayorías es poder decir: “por fin alguien me oye”, “por fin hay políticos que hablan como nosotros”, “por fin se preocupan de nosotros", Aunque no sea verdad, sus sensaciones les dicen que sí.

Da igual que ese nosotros sea una construcción mediática y demoscópica creada por intereses más o menos espurios a partir  de haber detectado un grupo grande formado por grupos más pequeños cada uno cabreado por una cosa diferente, la mayoría contradictoria; si se consigue que el mensaje sea lo suficientemente hueco que solo trasmita el cabreo, ya la hicieron.

Y si consiguen que ese cabreo sea contra alguien, ¡bingo!

Da igual que todo pareciera indicar que Casado y Abascal iban a ser los más beneficiados por la repetición electoral, ellos tenían fácil hacer campaña criticando esas elecciones y culpando de todo a quien las ganó, a quienes las ganaron. Por segunda vez.

Da igual que Abascal hoy hable de inmigración ilegal y de lo malo que es el estado autonómico, lo que es ir contra la Constitución que dice defender; da igual que en eso coincida con Torra y con todos los que quieren cargarse esa constitución; todos esos que coinciden en el caos también coinciden en a quién le echan la culpa de todo.

Da igual que los que parecen hoy “hablar por” los de los pueblos, los de la España vaciada, mañana les aplicarán la que hoy aplican a los inmigrantes, echándoles culpas. Probablemente los que hoy celebran, no tengan quien los defienda.

Da igual que en Bolivia haya habido, antes del domingo pasado, hechos y decisiones inaceptables para cualquier demócrata: en el momento en que salió un militar a decir lo mismo, no hubo más que hablar, golpe de Estado, los milicos de siempre, todo lo que hizo Morales fue democrático.

Da igual que para muchos, como la Jefa de gobierno (alcaldesa) de la Ciudad de México, en la que vivo, se mezclen conceptos: la aberración conceptual de quien habló de doble moral por criticar a Evo Morales y ver bien que Merkel se haya reelegido no es tal sino el conflicto entre una Europa que quiere imponerse y los que no se dejan colonizar.

Da igual que el presidente de México, de origen criollo, fuerce tanto su acento tabasqueño en los mítines de fin de semana frente a sus “paisanos” que parece una voz diferente a la que nos bombardea con sus eslóganes y frases de lunes a viernes desde Palacio Nacional.

Da igual que las independencias sean cosa de hace dos siglos: se les puede seguir sacando rédito hablando de la realeza europea en tierras de caciques latinoamericanos. Serán caciques, pero son nuestros. Kissinger ya lo había verbalizado hace tiempo.

Tan burdas son las mentiras que les funcionan a quienes las perpetran...

La democracia implica saberse ciudadano y asumir responsabilidades; la democracia es aburrida y no soluciona todos los problemas.

Tristes tiempos…

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)