Viernes, 13 de diciembre de 2019

El discurrir y discurso de las vías pecuarias - 11

El valor de las vía pecuarias . Transito ganadero y otos usos tradicionales. 
Santo Tomé de Rozados

Dentro de los usos tradicionales, el más significativo es sin duda el movimiento de ganado a través de las Cañadas. Estos movimientos pueden ser de varios tipos: de corto recorrido (movimientos locales e intermunicipales), muy extendidos por todo el territorio peninsular; trashumancia de medio recorrido (trasterminancia), que moviliza a un gran contingente de ganados, y que supone trayectos de unos 100 kms. de longitud; y por último la trashumancia propiamente dicha, donde se recorren más de 100 kms.

Hemos de hacer notar aquí que la trashumancia es una actividad que se sigue practicando, aunque a menor escala que antaño. La cantidad de ganado que actualmente trashuma en España está estimada en 800.000 - 1.000.000 de cabezas, según MAPA.

Todavía se pueden observar movimientos anuales de rebaños a lo largo de las vías pecuarias en donde los desplazamientos no exigen cubrir grandes distancias, como ocurre entre el valle del Ebro y los Pirineos o entre la costa mediterránea y el sistema Ibérico. También entre los pastos de invierno o los agostaderos y las estaciones de ferrocarril más próximas en aquellos lugares don- de los rebaños se desplazan a gran distancia, como, por ejemplo, desde Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha hasta las provincias de León, Zamora, Palencia, Soria, Burgos, Cuenca y Teruel.

Por otra parte, se mantienen ejemplos de trashumancia a media distancia. Es el caso del ganado vacuno autóctono en el sistema Central, que ha sustituido a la tradicional cabaña lanar. El relativo buen estado de algunas cañadas, concretamente la Cañada Real Leonesa Occidental en esta zona, unido al alto coste del transporte por carretera o ferroviario, ha hecho que se mantengan en uso las vías pecuarias.

En la actualidad, miles de vacas, ovejas y cabras siguen rutas trashumantes que oscilan entre los cincuenta y los cuatrocientos kilómetros de longitud en el curso de sus migraciones periódicas.

Ante tal situación, se han formulado numerosos argumentos que abogan por la conservación de las cañadas y el fomento de otros usos públicos complementarios a su función tradicional. En consecuencia, se ha hecho patente la necesidad de profundizar en el conocimiento sobre el estado, grado de utilización y conflictos planteados en torno al uso de las vías pecuarias.

A este uso tradicional y principal de las Vías Pecuarias (el tránsito ganadero), se unen otros como son el movimiento de la maquinaria agrícola y el de vehículos motorizados, que permiten llegar a las parcelas de cultivo, dehesas, etc.

Además, algunos tramos de Vías Pecuarias son utilizados en las comunicaciones rurales para la celebración de romerías y festejos locales, teniendo una gran trascendencia sociocultural. En otras ocasiones las Cañadas sirven para el paseo de los habitantes de muchos pueblos, por lo que cumplen una función sociorecreativa de primera magnitud.