Entre cantes y colchones

Mi padre tenía una referencia exacta, dictada por el corazón, de lo que quería ser en la vida. En aquella España de los 60, las compañías de revistas y variedades pululaban a lo largo y ancho de los pueblos de esta querida piel de toro, entreteniendo con habilidades de todo tipo, artistas de variopinta solvencia: cantaores flamencos, guitarristas, cómicos, malabaristas, cantantes etc… Y mi padre, jovencito al que le entusiasmaba el cante de Valderrama o El Pinto, quería irse con ellos, cuando las troupes arribaban por Macotera en parada, fonda y espectáculo. El espíritu de Capucho, el hijo de Inés y Fernando, no era de este mundo, del mundo del labrantío obediente al amo, como su padre, al mundo de la yunta de bueyes que adormecían los días en las parvas…en fin  ese mundo que con tanta destreza lírica describe Gabriel y Galán en su  frondoso versiculario campesino y un halo de miseria.

 Hay por casa una foto de mi padre, joven, herrando una mula, con su piel cetrina de gitano oreándole el rostro, quitándole rigor a la faena, mirando a la cámara de un ignoto y desconocido fotógrafo. Esa foto no es mi padre, es un trasunto que anuncia una rebeldíaa. Y un abandono que toma cuerpo cuando el pueblo se le achica y con una guapa moza se viene a la ciudad a buscar hormas adecuadas que se ajusten a sus pies de tipo espabilado por naturaleza, corto de conocimientos y largo de entendederas.

 Hoy en día se les llama emprendedores y en torno a ellos se ha creado una ideología un tanto obscena o cuanto menos provocativa porque recoge, actualiza y envuelve en papel de celofán, una teoría ya sabida y manejada con desparpajo y desenvoltura por gente como mi padre en aquella España lubrificada por el inmovilismo, y aún y todo, por la esperanza. Era un estado efectivo de la universal condición humana: los que se atreven y los que se acomodan. Puede que les parezca de un reduccionismo simplón, pero, al final, la conclusión es esa.

 Y el Sr. Virgilio era de los primeros. Con cuatro hijos en sucesivas oleadas, se buscó la vida con honradez, vigilando que su juventud y madurez dieran tanto de si como la fuerza de sus músculos de finas hechuras le fuera posible. De una nube de piedras, en el suelo, mi padre construía un mundo de terciopelo lanar para que la señora, el señor y el niño pudieran descifrar fácilmente el diabólico laberinto de los sueños.

 Y confiaron en él porque sus formas y su conducta eran de fiar. Y todo eso lo fue murmurando y complementando con su propio sueño: cantar flamenco.

 Y así, entre cantes y colchones transcurrió la vida de este hombre que sabía con amplitud de toreo bueno y de galgos cabales; y que en la última meta volante de sus días se fue bebiendo sus pasiones sin mesura para finalmente demostrarnos, en la criba de su devenir vital, que lo que hizo y demostró ahí queda, escrito para los restos. Y los granos de trigo que pasaron por los pequeños aguijeros son los que yo me guardo en los cajoncitos del corazón. El resto lo aventará el tiempo y la memoria.