Jueves, 21 de noviembre de 2019

Cartas de los lectores

El valor del voto regionalista leonés

¿Qué valor tiene el voto a una formación política regionalista del País Leonés en las próximas elecciones generales? Sin duda, lo tiene y mucho.

     La misma existencia de una candidatura regionalista del País Leonés supone la denuncia de la mascarada parlamentaria que destruye los fundamentos mismos de la Constitución Española: la igualdad y la solidaridad entre los españoles y de todas y cada una de las regiones que componen nuestra nación. Esta denuncia se convierte a la vez en exigencia de cumplimiento de los mandatos constitucionales y de los derechos inalienables del Pueblo Leonés y la Región Leonesa, constituida por las provincias de León, Salamanca y Zamora. Mantener la actual situación de postergación del País Leonés supone una violación flagrante de la Constitución y los Derechos Humanos que le asisten, entre ellos, los derechos a la identidad y al desarrollo.

DENUNCIA DEL PASADO Y DEL PRESENTE

     El Partido Regionalista del País Leonés denuncia el agravio comparativo en el trato recibido por la Región y el Pueblo Leoneses a lo largo de las más de cuatro décadas transcurridas, desde la agonía del régimen franquista, que ha impedido su acceso a la autonomía reconocido y garantizado en el artículo 2 de la Constitución.

     Denuncia que se dirige a cuantos, desde las sombras, impusieron un mapa autonómico que ningunea al País Leonés. A los que desde la izquierda manifestada en Suresnes por boca de Gregorio Peces Barba (ya asoman los intereses de Valladolid) promueven una ‘macrorregión’ de la meseta norte que englobe la Región Leonesa y Castilla la Vieja, posición asumida luego por Julio Valdeón y José Luis Martín. Y también dirigida a los que desde la derecha postfranquista promovieron el anticonstitucional mapa de la CEDA con cuarenta años de retraso, caso del pretendiente a la presidencia de ‘Castilla y León’ y ex-ministro Martín Villa.

     Y denuncia el monstruoso saqueo del País Leonés. Porque nuestra Región Leonesa sufre la pérdida del capital más importante: el capital humano, tal como los regionalistas leoneses presagiamos al iniciarse los ochenta. La despoblación de nuestro territorio avanza a pasos agigantados facilitada por la creación de ‘polos’ administrativos, económicos, industriales y tecnológicos fuera de los límites regionales leoneses, en especial los ubicados en Valladolid, sin que se haya emprendido ningún esfuerzo para fijar y ampliar población en el País Leonés.

    Pero la denuncia alcanza a los personajes del presente y a los grupos políticos que mantienen la impostura, como Ciudadanos, que un día anuncia por boca de Luis Fuentes la disolución de la etnocida Fundación Villalar y poco después hace público junto con el PP – a  través de una comisión parlamentaria –  que tal Fundación es un “ente intocable” que se mantendrá.

EXIGENCIAS CONSTITUCIONALES

Las múltiples denuncias que desde hace años viene haciendo públicas el Partido Regionalista del País Leonés llevan aparejadas exigencias de cumplimiento de los mandatos constitucionales. En primer lugar, la exigencia de un régimen de autonomía para la Región Leonesa triprovincial, en igualdad con otras regiones españolas, como instrumento imprescindible para conseguir fijar e incrementar la población en nuestras tres provincias a través de proyectos integrales de desarrollo, de comunicaciones, turísticos, industriales, energéticos y sociales.

Otra exigencia es el respeto de la cultura y la identidad leonesas de toda la Región; de la maltratada lengua leonesa, con el estudio y divulgación de nuestra Historia y nuestras aportaciones al Arte, la Literatura y al pensamiento, poniendo en valor nuestra contribución a la unidad nacional y a la solidaridad con todas las regiones y pueblos de España.

     Queremos transmitir a todos los leoneses, zamoranos y salmantinos, vivan dentro o fuera de la Región Leonesa, una llamada de optimismo y de esperanza confiados en nosotros mismos, en nuestras posibilidades y en nuestro esfuerzo, conscientes de que seremos capaces de contagiar a todos los españoles la alegría de la tarea compartida en consecución de un objetivo común de convivencia y beneficio para el conjunto de la nación.

Miguel Ángel Diego Núñez, candidato al Senado por PREPAL