Jueves, 21 de noviembre de 2019
Bracamonte al día

‘Germán Sánchez Ruipérez: en primera persona’, retrato de una vida resumida en una exposición en el Centro de Desarrollo Sociocultural

La familia del mecenas junto a su viuda Ofelia Grande, asistÍan a la puesta de largo de esta muestra, acto en el que se acentuaba la necesidad de mantener la colaboración entre el Ayuntamiento y la Fundación GSR  
Ofelia Grande, viuda de Germán Sánchez Ruipérez, junto a su sobrina Ofelia Grande y Antonio Basanta, presentaban la exposición en el CDS
El Centro de Desarrollo Sociocultural acoge, desde este jueves y hasta el de 17 de enero de 2020, la exposición ‘Germán Sánchez Ruipérez: en primera persona’, muestra que culmina el programa de actividades que el CDS ha venido desarrollando a lo largo del año 2019, en conmemoración de su trigésimo aniversario y que permanecerá abierta hasta el 17 de enero de 2020.
 
Una muestra que se ha convertido en su inauguración en un emotivo homenaje al gran mecenas cultural peñarandino, y que contaba con la presencia de su viuda, Ofelia Grande, sus sobrinos, Antonio Basanta, mano derecha de German durante buena parte de su trayectoria personal y profesional además de ser el artífice de la exposición, y numerosos peñarandinos que conocieron la figura y la persona de German Sánchez Ruipérez, además de escolares de los centros educativos de la ciudad.
 
Durante el acto de presentación, la alcaldesa de Peñaranda, Carmen Ávila, señalaba que en la ciudad “siempre está presente German, siempre con nosotros, y ahora más a través de esta exposición, Su figura es importantísima ya que gracias a el hemos crecido en conocimiento y riqueza intelectual”.
 
La regidora municipal se refería al mecenas y el Centro de Desarrollo Sociocultural como “su gran proyecto de vida” y añadía que “es evidente que hemos pasado por diferentes etapas, pero en este momento este Centro ha recuperado la vida de sus inicios y es algo que no podemos dejar que se pierda de ninguna manera. Es el pilar cultural de Peñaranda, una puerta abierta a la libertad y el conocimiento” y añadía que “debemos seguir viendo a German aquí, seguir disfrutando mucho tiempo más de este centro, pero para ello necesitamos el apoyo de todos los vecinos, visitantes y las instituciones” recalcando como “es absolutamente necesario el apoyo de la Fundación, que durante estos años lo hemos tenido, para continuar con la colaboración y que junto al Ayuntamiento ha permitido el desarrollo del ojito derecho de German como ha sido este espacio. Queremos que siga así, tender puentes para que la colaboración continúe”.
 
La familia de German Sánchez Ruipérez destacaba lo emocionante de esta muestra y los detalles que pueden encontrarse en ella sobre su vida más personal, además de recoger la trayectoria de quien fuera uno de los más grandes empresarios, editores y mecenas españoles, desde la fecha de su nacimiento, un 12 de septiembre de 1926 en Peñaranda de Bracamonte, hasta la de su fallecimiento, acaecido el 12 de febrero del año 2013. La voz principal de la muestra es la del propio Germán, quien se convierte así en el principal narrador de sí mismo: de ahí el título de la exposición. 
 
A través de diversos documentos y objetos originales- muchos de ellos mostrados por primera vez en público-; de más de doscientas fotografías ; y de otros tantos textos visuales e informativos, la exposición permite asomarse a la andadura profesional de quien, desde los inicios más discretos, consiguió crear en España uno de los más prestigiosos grupos editoriales, Grupo Anaya, único , de entre los nacionales , que contenía la totalidad de las tipologías editoriales, compuesto por más de 35 empresas y sellos diferentes y presente no sólo en la totalidad del territorio peninsular – Portugal incluido- sino en buena parte del continente americano, desde los Estados Unidos a México, Costa Rica, Colombia, Venezuela, Perú, Argentina, Uruguay o Chile. 
 
La muestra Germán Sánchez Ruipérez: en primera persona también permite acercarse, siquiera mínimamente, al perfil más íntimo y humano de quien, como protagonista principal, da sentido a la exposición, en un emotivo recorrido que nos aproxima a la faceta más personal de este español universal.