Miércoles, 13 de noviembre de 2019

Salamanca, con un 2,5%, la segunda provincia de la región con mayor crecimiento económico

La primera es Valladolid (2,6%) y a la charra le siguen Segovia (2,3%), León (2,2%), Ávila y Soria (2,0%), Zamora (1,7%), y Burgos y Palencia a la cola con un 1,6 %

La coordinadora del informe, Felisa Becerra Benítez, y el Responsable Comercial de Unicaja Banco en Valladolid, Alberto López Sánchez

La economía de Castilla y León crecerá un 2,2 por ciento en el año 2019, según consta en el último número del informe 'Previsiones Económicas de Castilla y León' realizado por Analistas Económicos de Andalucía y publicado por Unicaja que mantiene una tasa de crecimiento "similar" a la que calculó hace tres meses.

Por provincias y según las estimaciones del Indicador Sintético de Actividad en este caso, todas las provincias han registrado aumentos en el segundo trimestre de 2019, superiores al conjunto regional en el caso de Valladolid (2,8 por ciento), Segovia (2,8 por ciento), Salamanca (2,7 por ciento), Ávila (2,6 por ciento) y León (2,5 por ciento), "si bien no son estrictamente comparables", ha aclarado Becerra.

Para el conjunto de 2019, las previsiones apuntan a que Valladolid (2,6 por ciento), Salamanca (2,5 por ciento) y Segovia (2,3 por ciento) serán "de nuevo" las provincias que registrarán los mayores crecimientos, seguidas de León (2,2 por ciento), Ávila y Soria (2,0 por ciento) y Zamora (1,7 por ciento) con Burgos y Palencia a la cola con un 1,6 por ciento.

En concreto y según ha explicado la coordinadora del informe, Felisa Becerra, se prevé un ligero repunte del consumo de los hogares, que aumentará un 2,4 por ciento, una décima más que lo calculado hace tres meses pero cuatro menos que lo anotado en 2018, mientras que los crecimientos estimados para el consumo de las Administraciones Públicas y de la inversión son del 1,8 por ciento y 3,2 por ciento, respectivamente (1,4 y 4,5 por ciento en 2018 en cada caso).

Por el lado de la oferta, el peor dato corresponde al sector agrario, que podría retroceder un 2,2 por ciento, frente al 12,1 por ciento en positivo que anotó en 2018, mientras que se prevén crecimientos en el resto de sectores, que serán "más destacados" en el caso de los servicios (3,0 por ciento) y de la construcción (2,8 por ciento), con un 0,2 por ciento para la industria (3,0; 2,9 y 1,3 por ciento en 2018).

Por otro lado, el informe publicado por Unicaja prevé que la economía de Castilla y León crecerá un 1,9 por ciento en 2020 por la aportación positiva de todos los sectores, con especial incidencia en el sector servicios (2,4 por ciento), seguido de la construcción (2,2 por ciento), la agricultura y la ganadería (1,7 por ciento) y la industria (0,5 por ciento).

Becerra ha constatado el mantenimiento del impulso de la demanda interna como "hecho diferencial" en la evolución del PIB en Castilla y León ya que en el resto del país se ha moderado y ha abogado por no hablar de recesión económica sino de un crecimiento "algo más moderado" en general ya que, según ha explicado, los indicadores apuntan a un menor crecimiento de la economía global.

El informe publicado por Unicaja prevé un crecimiento del 0,8 por ciento en el número de ocupados, con especial incidencia en los sectores agrario (1,0 por ciento) y servicios (1,8 por ciento), por lo que el número de parados disminuiría un 9,8 por ciento hasta situar la tasa de paro en el 11,0 por ciento, frente a un 13,7 por ciento en el resto del país.

Por su parte, la previsión para 2020 apunta a que el empleo aumentará en un 0,9 por ciento mientras que el número de parados podría reducirse un 9,3 por ciento hasta situar la tasa de paro en el promedio del año en el 10,0 por ciento (12,5 por ciento en España).

Becerra ha recordado al respecto que la última crisis ha demostrado que para crear empleo se necesita un menor aumento del PIB que hace una década por lo que ha constatado que a pesar de que se modere el crecimiento de la economía se mantiene la tónica de creación de empleo.

Preguntada por el menor crecimiento de la economía en Burgos, Becerra ha apuntado a la posibilidad de que la incertidumbre a nivel nacional y las tensiones comerciales a nivel mundial estén "pasando factura" en el sector manufacturero, que, según ha recordado, está más vinculado a las exportaciones que pueden llegar a sentir las tensiones "de forma algo más intensa".

Dicho esto, ha considerado que el impacto de las tensiones comerciales, como el Brexit, y de las amenazas proteccionistas sobre los aranceles se puede llegar a moderar en los próximos trimestres y ha augurado que podría haber una "posible tregua" en un panorama de incertidumbre "muy elevada" a base de "acuerdos para moderar esas tensiones".

Según ha explicado, la persistencia de las tensiones comerciales y geopolíticas y las "diversas fuentes de incertidumbredurante" han derivado en una pérdida de dinamismo de la actividad económica a escala global con una revisión de las previsiones económicas de los principales organismos para los próximos ejercicios --en concreto y según la OCDE, la economía mundial registrará un crecimiento del 2,9 por ciento y del 3,0 por ciento en 2019 y 2020, respectivamente--.

En este sentido, Becerra ha apuntado también que, aunque la economía española no ha sido "inmune" a las perturbaciones exteriores, el PIB nacional continúa creciendo a un "ritmo superior" al de las principales economías europeas, como Alemania, Francia o Italia, si bien los últimos datos publicados apuntan a esa "cierta ralentización".