Domingo, 17 de noviembre de 2019
Alfoz al día

Villares de la Reina inicia un nuevo sistema de mantenimiento de los contenedores para ahorrar costes y cuidar el medio ambiente

El gerente de Resuinsal, Juan Luis Pacho, afirma que “reparar un contenedor supone un ahorro de unos 300 euros y se evita la generación de 50 kilos de residuo plástico y más de 60 kilos de CO2 emitidos a la atmósfera”
Antonio Cabezas, concejal de Obras, y Juan Luis Pacho, gerente de la empresa salmantina Resuinsal

El Ayuntamiento de Villares de la Reina ha comenzado un nuevo sistema de mantenimiento de los contenedores. Con el objetivo de ahorrar costes y cuidar más el medio ambiente, los contenedores que se estropeen serán arreglados gracias al nuevo sistema de soldadura.

La técnica utilizada en la reparación consiste en la unión de partes plásticas mediante un aumento de su temperatura con aporte de material plástico nuevo. Este sistema se denomina termoplástica por extrusión.

La empresa salmantina Resuinsal ha comenzado a prestar este servicio, que ha contratado la Concejalía de Obras y Servicios. Según explica el gerente de Resuinsal, Juan Luis Pacho, “reparar un contenedor supone un ahorro de unos 300 euros y se evita la generación de 50 kilos de residuo plástico y más de 60 kilos de CO2 emitidos a la atmósfera”.

Por su parte, el concejal de Obras y Servicios, Antonio Cabezas, ha mostrado su satisfacción por la contratación de este servicio: “Con estas contrataciones podemos ahorrar bastante, porque un contenedor tiene un coste de más de 400 euros, y estamos arreglando algunos por unos 50 o 60 euros”.

La principal causa de rotura de los contenedores RSU es el exceso de sobrepeso o sobrecarga, que a la hora de su elevación o vaciado en los camiones de recogida produce tensiones que provocan las averías. Además, la exposición constante a las inclemencias climatológicas, los golpes sufridos por vehículos en maniobras de aparcamiento y otros malos usos o actos vandálicos vienen a completar el catálogo de situaciones que provocan su rotura.

Datos y beneficios de la reparación

La fabricación de un solo contenedor de RSU de una capacidad de 800 litros y un peso de 44 kilos, supone un consumo de 126 Kw de energía de los cuales un 77% corresponde a energía eléctrica. Esto supone arrojar a la atmósfera algo más de 60 Kilos de CO2 y generar un futuro residuo plástico de 44 kilos tras unos 5 años de uso intensivo.

La reparación de un contenedor medio supone un consumo de 4,5 Kw incluyendo el material plástico aportado en la reparación por lo que apenas genera 3 Kg de CO2.

La reparación de un contenedor frente a su sustitución supone un ahorro en emisiones de 58 Kg de CO2.

Si tenemos en cuenta que su acabado le aporta una funcionalidad total, multiplicando su vida útil, evitamos la generación de 44 kilos de plástico cada 5 años aproximadamente.

Un contenedor de calidad media tiene un coste de entre 300 y 400 euros según distintos tipos de modelos y marcas. La reparación de un contenedor en un estado de deterioro total supone un coste de 65 euros por lo que se ahorra directamente unos 240 o 340 euros.