“Te sientes impotente por no poder frenar que a un niño le estén acosando diariamente”

Alejandro, antiguo profesor en prácticas en un centro de Salamanca, relata a este medio sus vivencias en un caso de bullying
Un niño aguantando las mofas de sus compañeros

El bullying es el peor problema al que un profesor se puede enfrentar. Por ejemplo, Alejandro, profesor en prácticas hace años en un centro de Salamanca, relata a este medio el tormento que sufrió al ver cómo un niño sufría acoso. “Te sientes impotente por no poder frenar que a un niño le estén acosando diariamente”, cuenta. 

“Muchas veces llegaba a casa y pensaba en qué podía hacer para que él dejase de sufrir… pero al día siguiente todo seguía igual. Hablé con él, con los que le hacían eso, con sus padres… Es una situación dramática que crees que nunca vas a vivir”.


Por otro lado, Alejandro narra que “nunca se está preparado del todo para vivir aquello, pero tienes que hacerle frente”. No obstante, esta historia llegó a buen puerto: “Con el paso de los meses todo mejoró. Yo ya no estoy allí, pero alguna vez me pasó a ver si sigue bien. Cada vez que le veo tranquilo se me alegra el alma”.