Jueves, 17 de octubre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

La Reina del Arrabal del Puente recorre las calles acompañada por un amplio número de fieles

Los actos festivos de la mañana del domingo tuvieron como novedad la subasta de un roscón, que fue adjudicado por 50€

El barrio de El Puente de Ciudad Rodrigo está viviendo durante este soleado y parcialmente caluroso primer domingo de octubre el día grande de los actos que promueve cada año la Parroquia de Santa Marina para honrar a la Virgen del Rosario, que está considerada como la Reina oficiosa de esta populosa barriada.

Después de la intensa tarde sabatina con la habitual venta de roscas a la que se unieron este año como novedades una hoguera y unos fuegos artificiales, la mañana dominical arrancó con la puesta a la venta en la entrada a la Parroquia de las escasas roscas que quedaron sin vender en la jornada del sábado. Estas escasas roscas también volaron, bastante antes de la cita principal del día: la misa solemne a mediodía en el templo parroquial.

Esa celebración eucarística fue presidida por el nuevo párroco de Santa Marina, Prudencio Manchado Vicente, quién estuvo acompañado por el anterior párroco, Domingo Peinado. En un destacado lugar dentro del templo estuvo la mayordoma de la Virgen de este año, Tina Vicente, quién estuvo arropada por unos cuantos miembros de su familia. Mientras, por parte del Ayuntamiento asistieron el alcalde Marcos Iglesias y los concejales Davinia Montero, Ramón Sastre y José Manuel Jerez.

Concluida la eucaristía, llegó la hora de desarrollar, bajo la supervisión de la Policía Local, la procesión de la imagen de la Virgen, que transcurrió por las calles Álamo Grande, Regato Cachón, Del Carmen, Méndez y la Plaza del Toral para alcanzar de nuevo el templo parroquial. Antes de introducir la imagen, todos los presentes rezaron una Salve. Una vez dentro, fue turno para algunas fotos delante de la Virgen, incluido por parte de los que serán mayordomos en 2020: Tomás Domínguez Cid y Araceli Montero Matías.

La fiesta en la calle continuó con la tradicional rifa de dos lotes de premios. El primero, compuesto por un cordero, un roscón y una caja de vino, recayó en el número 0154; mientras que el segundo, integrado por un roscón y una caja de champán, fue a parar al número 7990. Además, como novedad, se subastó un roscón, que fue adjudicado por 50€.

Todos los que quedaban por el lugar se desplazaron a continuación a las puertas del salón parroquial para dar buena cuenta de un convite, en el cual los presentes incluso se arrancaron a cantar el popular Somos del Puente. Los actos de la Parroquia de Santa Marina en honor a la Virgen del Rosario concluirán en la tarde del domingo con la última sesión de la novena.