Jueves, 17 de octubre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

Los Garcilópez de Chaves rompen con ‘polémica’ la hegemonía de los Pacheco en el Torneo Rey Juan

Los fosos de la Rúa del Sol albergaron en la mañana del sábado el tradicional torneo de tiro con arco de la Feria Medieval

Con el cielo totalmente encapotado (no se abrió hasta la hora de comer) -lo que hizo que la temperatura fuera más fresca de lo esperado-, Ciudad Rodrigo vivió una entretenida mañana sabatina de Feria Medieval con dos grandes puntos de atención: la Plazuela del Castillo, epicentro de la Feria, y los fosos de la Rúa del Sol, que albergaron la 7ª edición del Torneo Rey Juan de Arqueros.

Como es habitual, en este Torneo se midieron las familias de los Garcilópez de Chaves y los Pacheco, protagonistas en el siglo XIV de los enfrentamientos reales en Ciudad Rodrigo que ejercen como hilo conductor siete siglos después de esta Feria Medieval. Los arqueros congregados en los fosos, tanto locales como foráneos, se repartieron entre las dos familias, para disputar varios juegos.

La victoria de cada familia en cada juego fue simbolizada con el despliegue de un pendón de su respectivo color desde la parte alta del foso. Después de varios años con victoria de los Pacheco, este año los Garcilópez de Chaves consiguieron romper su hegemonía y hacerse con el triunfo, eso sí, con cierta polémica.

El caso es que en un juego en el que debían explotar una serie de globos a distancia (los arqueros se iban acercando), los Pacheco acabaron con sus globos un par de segundos antes que los Garcilópez de Chaves, con lo cual, teniendo en cuenta cómo iban los marcadores, parecía que los Pacheco empataban a puntos con los Garcilópez de Chaves. Sin embargo, la organización del juego determinó que, al ser en la misma tirada, ambas rupturas habían tenido el mismo valor, con lo cual hubo un empate en ese juego concreto que dio la victoria global a los Garcilópez.

Finalizado el Torneo, hubo un juego extra: se colocó una silueta de un jabalí en el foso, teniendo la opción todos aquellos que quisieron de dispararle. Aquellos que acertaron con la silueta se llevaron como premio un farinato. Concluidos los lanzamientos, los arqueros subieron a la Rúa del Sol, a donde llegó el grupo de Tambores y malabares Saltimbancos de Santa María, que llevaba animando las calles toda la mañana junto a los grupos Zaragaitas y Manta D’Ourelos.

Los Saltimbancos de Santa María animaron justo a continuación el desfile de los arqueros y otros miembros de Rodericus desde la Rúa del Sol hasta la Plazuela del Castillo, que este año fue ‘directo’, por Rúa del Sol, Plaza Mayor, Sánchez Arjona y Juan Arias (otros años se ha entrado en murallas por las puertas de Amayuelas o del Conde).

A la llegada de la comitiva a la Plazuela, estaba en marcha una nueva exhibición de cetrería a cargo de Las Águilas de Valporquero. Durante la mañana del sábado también se desarrolló, en los jardines del Parador, la primera sesión de cuentacuentos a cargo de Popy Vegas, titulada La vida es un cuento y los cuentos sueños son. Habrá otra sesión el domingo a las 17.00 horas.