Miércoles, 16 de octubre de 2019
Las Arribes al día

Los municipios de Hinojosa, La Fregeneda, Saucelle, Vilvestre y Mieza corroboran con la Cámara de Freixo el tratado fronterizo de 1864

En esta edición comparecían tres nuevos alcaldes con motivo del inicio de la legislatura municipal, que estampaban su firma junto con el resto de regidores en un documento que establece los límites territoriales de España y Portugal, señalados a quí por el cauce del Duero 

Los alcaldes y secretarios de La Fregeneda, Vilvestre, Saucelle, Mieza e Hinojosa,  junto con la presidenta de la Cámara de Freixo, estamparon su firma esta mañana en la localidad lusa de Freixo de Espada á Cinta para rubricar el tratado popularmente conocido como firma de Mugas, elementos que a modo de hitos delimitan las fronteras, si bien en este tramo fronterizo es el río Duero el que marca los límites

En cumplimiento de lo preceptuado por el artículo 25 del Tratado de Límites con Portugal de 29 de septiembre de 1864, y el párrafo 3º del artículo 8º del anexo número 1 de 4 de noviembre de 1866, los responsables municipales estamparon este jueves su firma en un nuevo acta de reconocimiento de fronteras, acto que tuvo lugar en el municipio luso tras la firma el año anterior en la localidad de Hinojosa, dando así cumplimiento al acuerdo anual de alternancia sobre el lugar donde se celebra la rúbrica de este tratado, por lo que para el año próximo se trasladará al municipio de La Fregeneda.

El objeto de este encuentro, que viene celebrándose desde hace más de siglo y medio, trata de “asegurar la permanencia de las mugas o marcos que señalan la Línea Internacional y adoptar las providencias que estimaren necesarias para la conservación de las mugas colocadas, la reposición de las destruidas y el castigo de los delincuentes”, como señala el BOP en su edición del 19 de agosto de 1922, un mandamiento que hoy, además de hacer preceptivo un trámite administrativo, sirve de perfecta excusa para reivindicar la unión de dos países más que para fijar los límites internacionales que impone el Duero. 

Así al menos lo entienden los responsables municipales que asistieron a este acto junto con la presidenta de la Cámara de Freixo, quienes consideran que este momento corresponde a un acto importante para los pueblos de ambos lados de la frontera, pues además de corroborar que los límites se han mantenido como desde hace 155 años, salvaguardando un respeto mutuo hacia esa frontera física que establece el Duero, también viene a confirmar que las fronteras que impusieron los hombres desaparecen por medio de unas relaciones cada día más fluidas, lo que ha permitido la unión de los pueblos  bajo estrechos vínculos de amistad y que han facilitado la puesta en marcha de proyectos conjuntos.

En la firma de este nuevo documento asistieron tres nuevos alcaldes, Juan Ángel Gorjón, de Vilvestre; Manuel Alonso, de La Fregeneda; y Encarnación Quirós, de Saucelle; que de este modo se unieron a Ismael García, de Mieza; José Francisco Bautista, de Hinojosa de Duero, además de la presidenta de la Cámara de Freixo, María do Céu Quintas.

Como comentó la anfitriona, “es corroborar que la frontera, el río Duero, sigue en el mismo sitio, además de servir para reunirnos y conocernos, cambiar impresiones y pasar un rato agradable”.

Encarnación Quirós, alcaldesa de Saucelle, calificaba el acto de “bonito” y necesaria su conservación para dar continuidad a una tradición de más de siglo y medio de historia, además de facilitar el intercambio de impresiones con “un río por medio como el Duero y entre dos países tan hermanos como España y Portugal”.

El alcalde de Vilvestre, Juan Ángel Gorjón, no ocultaba el orgullo de firmar en nombre de su pueblo este histórico tratado que calificaba como un “acto de hermanamiento y de intercambio de culturas y opiniones, de unión entre pueblos vecinos”.

Para José Francisco Bautista, alcalde de Hinojosa, el más veterano de los regidores presentes, la firma de mugas “es un acto bonito que viene celebrándose desde siempre” y deseó con humor “que el Duero siga llevando agua, porque al paso que vamos nos vamos a quedar sin frontera, por lo que esperamos mantener esta frontera simbólica por muchos años. El Duero une, pero poco, debía unir más cosas”.

Tras la firma del tratado, alcaldes y secretarios brindaron con vino generoso de Freixo y degustaron unas deliciosas almendras garrapiñadas, además de recibir un souvenir. 

Ver más imágenes: