Miércoles, 16 de octubre de 2019

¿Por qué nos invaden los rinocerontes?

¿Por qué nos invaden los rinocerontes?

    ¿Y va a ocurrir otra vez? ¿Pero qué coño pasa con la gente, con la Historia? Tanta tecnología que nos complica la vida, y no resolvemos los verdaderos problemas. Creemos que todo consiste en acumular máquinas y máquinas. Pero nuestras sociedades son más conflictivas que nunca.

     Eugene Ionesco escribió la admirable obra de teatro “El rinoceronte”. De repente alrededor del protagonista todos se iban convirtiendo en rinocerontes. Al final ser rinoceronte era lo más normal, el raro era él. Vivía en una sociedad cada vez más angustiosa, más enrarecida. Todos se hacían brutos y bestias, todos perdían las sensibilidades esenciales. El protagonista acababa más solo que nunca. Era una parábola del nazismo.

     ¿Y volverán todos a convertirse en rinocerontes? A nuestro alrededor todos se vuelven zafios e ignorantes. Votan a presidentes macarras, defienden la intolerancia y la brutalidad.  Niegan las realidades más evidentes. Buscan el beneficio solamente de la manera más indecente. Ya ni se molestan en ser hipócritas.  Cada vez con más cinismo se les pone el cuerpo de rinocerontes.

     Odian la cultura cada vez más, ya no es que no la busquen, es que la odian. La cultura acabará refugiándose en nuevos monasterios, en reductos secretos. Se extiende la barbarie de aprender solo sobre máquinas.  Ya no se trata de hacer literatura, se trata de hacer best sellers, y ni siquiera tampoco eso, se trata de lanzar tuits de un simplismo asesino. El otro día en un pub de Salamanca conocí a una tipa que admiraba a Hitler y luego a Vox (no al diccionario de latín que usaba yo hace tiempo). Y luego resultó que dirigía la librería en unos grandes almacenes. Que la Diosa Blanca nos proteja.

ANTONIO COSTA GÓMEZ, ESCRITOR