Miércoles, 16 de octubre de 2019
Ciudad Rodrigo al día

“Hemos pedido la retirada de vigilancia policial excesiva a las puertas del colegio El Puente”

En estos dos últimos años se ha conseguido que no haya absentismo escolar en ninguno de los centros de Ciudad Rodrigo a los que acuden niños de etnia gitana

Charo Carpio fue nombrada pregonera por las peñas del Carnaval mirobrigense/Foto: David Rodriguez

La semana pasada una profesora del colegio Público el Puente, centro el cual existe un porcentaje alto de niños de raza gitana, hizo una publicación en redes sociales sobre la imposibilidad de acudir al colegio ejercer su profesión por haber recibido amenazas y vejaciones por parte de algunos padres y alumnos del centro, siguiendo recomendaciones de la Guardia Civil de Ciudad Rodrigo.

Lógicamente esto no quedó en un comentario en redes sociales, sino que se hizo viral y por su puesto los medios de comunicación, hicieron eco de lo acaecido.

 

Tras ponerse en conocimiento de autoridades y responsables de educación todos han coincidido en que todavía hay mucho trabajo por hacer en lo que se refiere a integración y propuestas educativas que ayuden a ella.

Charo Carpio, portavoz de la Asociación Intercultural Mirobrigense es una farinata de 63 años, funcionaria pública de la seguridad social; muy vinculada y comprometida con la integración social, de hecho su esposo es de etnia gitana, lo cual la hace más respetada y sabia en temas delicados como los acaecidos la semana pasada, una mujer con la que desde el primer momento las autoridades locales y provinciales han contado, dejándose aconsejar para dar los pasos correctos en temas tan delicados y desgraciadamente cotidianos en el resto de España.

Para Charo Carpio esta situación exacerbada de los hechos podría haberse tratado de una forma muy diferente, a no ser por la profesora que no actuó de una forma correcta y profesional, utilizando una red social incurriendo incluso en varios delitos delatando situaciones de padres y menores,” “lo normal hubiera sido que si la profesora que lleva quince días trabajando , tiene ciertos problemas con los alumnos lo ponga en conocimiento a la Dirección Provincial de Educación y no acudir a las redes sociales, formando una alarma social haciendo apología del racismo cuando la administración está sobradamente preparada para combatir este tipo de situaciones”, indica la portavoz.

La Asociación Intercultural está a la espera de una disculpa por parte de la docente por su mala praxis profesional, antes de emprender medidas legales contra ella, ya que es una situación que no entiende cómo se le ha ido de las manos trabajando con niños de 3 a 5 años a la vez de no saber dialogar y actuar correctamente con los padres, “que están sorprendidos por la actitud de la profesora y más en este momento que se ha conseguido que no haya absentismo escolar”. Una situación que les ha costado muchas conversaciones y reuniones con los padres, consiguiendo un escenario idóneo para los 46 niños de etnia gitana y 6 payos.

La discusión y momento en el que sucedieron los hechos, fue en la hora del recreo, que en esta situación delicada, se le permite a los padres llevar el bocadillo y ver los padres a todos los niños, acción que Charo Carpio nunca estuvo de acuerdo, pero fue un consenso entre el propio centro y los padres; Uno de los niños no quería separarse de su madre y regresar al aula tras el recreo, comenzaron en ese momento las discrepancias entre padres, alumnos y profesora, pero todo ello, insiste Carpio en la desacertada  actuación de ambas partes.

La Asociación Intercultural mirobrigense trabaja incesantemente contra el problema de la exclusión social, hablando con personas que ellos detectan que venden droga, “ que sí, que los hay ” “pero no todos los gitanos venden droga”  “no se puede tratar a todos por igual”, “al igual que no todos los hombres son maltratadores” “hay gente que trabaja, que se busca la vida honradamente, lleva a sus hijos al colegio, les inculcan educación y respeto sin dejar de lado su cultura y tradiciones”, nos explica Charo.

En definitiva, por parte de la Asociación Intercultural pondrán un “tupido velo” con este tema pero van a exigir la retirada de la presencia policial exagerada que actualmente se está llevando, como si fueran delincuentes, dando una imagen del centro que no le corresponde, simplemente quieren un trato y presencia de las fuerzas de seguridad habitual y de igual manera que cualquier otro centro y poner un tupido velo a esta situación que la portavoz está convencida que tanto la dirección del centro, profesores y padres van a llegar a solventar este “bache” que han tenido trabajando conjuntamente para ser un centro de enseñanza como otro cualquiera.