Sábado, 24 de octubre de 2020

Se acabó lo de vivir de las rentas

Con la opinión de César García completamos la crónica del Salamanca UDS 0 – UD Logroñés 2, que deja a los charros en el 12º puesto de la tabla, a 2 puntos de la promoción de ascenso y 3 de la descenso, tras la 5ª jornada
Martín Galván cae al suelo en una jugada de ataque del Salamanca. Foto de Lydia González

Aunque resulte obvio, lo primero es reconocer  que el Logroñés fue mejor y no hay nada que objetar a la derrota del Salamanca UDS. Eso sí, hay maneras de perder y las sensaciones que deja el equipo de Cortés son preocupantes. Estos son mis apuntes desde la grada de este Salamanca UDS 0 UD Logroñés 2:

Los señalados: “Menos fiesta” decía una aficionada de la Preferencia tras el pitido final y es que cuando pierdes jugando mal, la hinchada no se olvida de las salidas nocturnas de algunos jugadores, que se filtraron a lo largo de la semana. Además, durante el partido, también oí críticas a la baja forma de Calderón, Chiapas y Martín Galván. Del mismo modo, gran parte del público también criticó a Cortés por tardar en sustituir tanto a Galván como a Calderón, y por quitar a Álex Serrano, que es el más creativo del centro del campo.

Los datos. En las dos últimas jornadas el Salamanca suma 6 goles en contra y ninguno a favor. Cifras tan contundentes que seguro que invitan a la reflexión de los responsables del equipo. Estoy convencido de que Cortés tomará nota para corregir lo que sea necesario, aunque en los mentideros de los aficionados se cuestiona que sea capaz de sentar a jugadores respaldados por el propietario, como el caso de Galván.

La actitud. Igual que elogiamos la entrega e intensidad del Salamanca en su debut liguero, ante el Logroñés merecen una mención por su constante lucha jugadores como Uxío, Hugo Díaz, Ubis, Amaro... incansables en todas las jugadas, salgan o no las cosas. Esa es la actitud que tienen que tener todos. Y el que no entre en esa sintonía, deber ser relegado al banquillo. Si se aplica esto, seguro que llegarán los puntos y si todos dan el máximo, no habrá pitos cuando se pierda, sino aplausos. El problema llega cuando algunos futbolistas no tienen ese carácter. Particularmente prefiero once tipos como Hugo, Ubis o Uxío, antes que otros que hagan un caño, vayan al trote y se echen una carrerita de vez en cuando para que le aplaudan.


Se agota la paciencia. Como es habitual, el Fondo Sur animó constantemente a pesar de las adversidades, pero el resto del Helmántico se fue enfadando más y más según avanzaba el encuentro, ya que su equipo no mostraba argumentos de peso para combatir a un serio Logroñés, que fue claramente superior.

Estoy de acuerdo en que pitar a tus propios jugadores no es lo mejor para superar un bache, pero entiendo también que es la forma de expresar el enfado de muchos por el espectáculo ofrecido. Recuerdo, en la época de Lillo, que la UDS perdió en casa 0 a 1 con el Zaragoza, pero se jugó tan bien, que los jugadores fueron despedidos con una gran ovación y la gente salió ilusionada del estadio porque ese fútbol invitaba al optimismo.

La esperanza. Igual que tras las dos primeras jornadas, en las que se sumaron dos victorias consecutivas, decíamos que no era significativo y que quedaba mucha liga por delante, ahora tampoco hay que perder la perspectiva. Sólo se han disputado 5 partidos de 38 y aunque estamos con el mal sabor de boca de las dos derrotas consecutivas y un solo punto en los tres últimos encuentros, lo cierto es que queda mucho camino por recorrer y eso significa que hay un amplio margen de mejora. Eso sí, conviene evitar más presión con lo del objetivo de ascenso, que han reiterado los dirigentes mexicanos.

César García Hernández / Fotos de Lydia González